Inicio Juega Conmigo Contralor, quedo de usted

Contralor, quedo de usted

5201

Por Juan Carlos Cartagena Abaurre

La llegada de Victorino Barrios como nuevo contralor de la UAEM ha puesto en aprietos a la máxima casa de estudios del Estado de México. El licenciado en Economía y doctor en Ciencias Políticas dejó claro su apertura para escuchar a todos; esperemos me lea y tenga una nueva línea de investigación.

Como exalumno de la UAEM y mayormente en mi responsabilidad periodística en materia deportiva, quiero poner en la mesa las anomalías que se presentan ligadas al hoy desaparecido equipo Potros UAEM FC.

Para empezar, debemos mencionar que, en el Patronato el tráfico de influencias y los compadrazgos siempre estuvieron a la orden del día. Así llegaron Pedro Guadarrama a la Presidencia; Jesús Vallejo, José Luis Colorado, Víctor Jaimes en funciones directivas; todos ellos con alguna relación cercana entre sí o con gente del Rector; aunque, salvo Vallejo, los otros con nulo conocimiento de fútbol. Imagínese, mientras Víctor Jaimes, Director Deportivo, se casaba en África; en México, los Potros eran “desafiliados”, perdiendo un patrimonio universitario de varios millones de pesos.

Luego de perderse la franquicia de Ascenso, se vino la de Tercera División, cerrando así un ciclo que alguna vez llevó a los auirverdes a escalar dos divisiones. El susto vino cuando se comunicó a rectoría la necesidad de solicitar una auditoría. Por ejemplo, con la baja del equipo de la “liga de Plata” quedaron en el aire muchos abonados a los que nunca se les regresó lo equivalente por su “Potro bono”.

El equipo demandó por 5 millones de pesos a la Organización Mundial por la Paz, toda vez que era patrocinador; fuentes cercanas al equipo me aseguran que de aquel contrato de 6 millones de pesos, solo llegó 1 a las arcas universitarias ¿Qué pasó con los otros 5? ¿Por qué el pago llegó de un tercero y no de la OMPP? ¿Por qué el Rector confió en una organización señalada de fraude? Todo esto sin contar que la empresa que se contrató para pagar las nóminas de jugadores presentaba anomalías fiscales, mismas que resolvía a “billetazos”.

Me queda claro que Pedro Guadarrama, al no ser egresado de la UAEM, nunca le tuvo el amor al equipo; muy pronto encontró tal desinterés y relajación en el tema administrativo que Potros UAEM FC presentaba, que el equipo fue su trampolín para verse beneficiado buscando contratos para su empresa constructora de nombre Grupo Impulsor Pajeme. No sería tan complicado abrir otra línea de investigación para darnos cuenta de la obra universitaria que se le asignó en ese entonces al presidente del Patronato.

Lo anterior debió aparecer en la auditoría previa a la disolución del patronato, sin embargo los encargados fueron contratados por Pedro Guadarrama y “no se dieron cuenta” lo que ahí sucedía. No se esperaba menos, sobre todo cuando en las propias “narices” del Rector, el Director del Patronato vendía artículos de su casa de empeño y se los descontaba de la nómina, como si la UAEM fuera Elektra; práctica que era muy a menudo en estas épocas.

Hay mucha cola que pisar en ese Patronato que no solo se llevó la ilusión deportiva sino varios billetes patrimonio de los universitarios.

Gracias por leerme y jugar conmigo.

Comentarios

comentarios