Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

733

Nadie lo recuerda, pero es bueno tener memoria. Rosario Robles –ex perredista- asumida como coordinadora de Política Social de Peña Nieto, fue una piedra en el zapato de Arturo Montiel en los comicios intermedios de 2003. En aquella lejana elección, el entonces secretario de gobierno Manuel Cadena amagó con denunciarla penalmente por desestabilizar al estado, cuando Robles era dirigente del PRD, y simplemente ella siguió en lo suyo. Hoy, los tiempos han cambiado profundamente.

Montiel parece cobrarle la factura a Roberto Madrazo. A seis años del encono Montiel – Madrazo, muy sorpresiva fue la incursión de Roberto Campa al equipo de transición peñista. Campa –alfil de Elba Esther Gordillo- fue quien emprendió una campaña negra contra Madrazo en 2006, a quien acusó incluso de evadir impuestos. Campa está de regreso en el futuro gobierno priísta. A Madrazo sólo le han dado ídem.

Vaya que los tiempos cambian. En el proyecto presidencial montielista de hace seis años, destacaban Manuel Cadena –derrotado en la elección municipal de Texcoco- y Miguel Sámano Peralta –exiliado como diputado del Partido Verde- quienes simplemente no encuentran acomodo en el proyecto peñista. Aunque pareciera que es el mismo Estado de México, los ayer poderosos parecen haber caído en desgracia. El peñismo ha marcado distancias muy claras con ciertos hombres del poder.

De  los actuales alcaldes, muchos ya recibieron su pago político. Barrera y Herrera ya son senadoras. Otro puñado ya se convirtieron en diputados federales y locales, o incluso maniobraron para beneficiar a sus hijos como Azucena y Ugalde. El único con pago pendiente es el ex alcalde de Huixquilucan, Alfredo del Mazo Maza, quien sí está en el escenario de Peña para ser incluido en el gabinete presidencial. El ex aspirante a la gubernatura tiene su lugar asegurado cerca del Presidente Electo.

——-

Pasan y pasan los días, y Miguel Ángel Contreras Nieto, procurador de justicia del Estado de México, sigue guardando el bajo perfil. Hechos violentos van y vienen, y ha tenido que ser la Secretaría de Seguridad la instancia que informa de las acciones que emprende la autoridad ministerial. En medio de la crisis de seguridad que padecen los mexiquenses es errática la estrategia del silencio. Las consecuencias están a la vista, con una psicosis expandida en la zona oriente del estado, sin capacidad de respuesta.

Sea o no el crimen organizado, la falla está en la comunicación, sus ruidos, silencios, rumores y la espiral que ello desvirtúa. Primero fue Toluca –y una ola de ejecuciones ocurrida en Agosto-; siguió el acribillamiento del director de la policía de Tenango del Valle. La cruenta violencia se expandió a Luvianos donde brotaron las contradicciones. Y más recientemente, los disturbios en Chicoloapan, y ahora se remata con una psicosis virtual que habría determinado un toque de queda en Nezahualcóyotl.

Comentarios

comentarios