Inicio Off The Record OFF THE RÉCORD

OFF THE RÉCORD

1152

Los maestros federalizados del Estado de México tienen una amplia afrenta con el gobernador Eruviel Ávila, y con su flamante secretario de Educación, Raymundo Martínez Carbajal. Ayer en el evento denominado Unidad y Fraternidad de la sección 17 del SNTE fue evidente el desaire hecho por quien se asume como mandatario de la Educación. Y la agenda de Raymundo Martínez también estuvo tan saturada que no tuvo oportunidad de acompañar a los maestros en uno de sus cónclaves más significativos.

El enojo fue contundente. Los líderes del magisterio federalizado reclamaron la presencia de Ávila Villegas para trabajar en la mejora educativa. Pero Eruviel ayer se olvidó de una ceremonia a la que fue convocado hace semanas y nunca confirmó. En el colmo de males, el pretexto de la oficina del gobernador, fue la posibilidad de que el mandatario mexiquense se subiera al avión de la gira de Enrique Peña por Estados Unidos. Y al final, ni gira, ni evento con el magisterio. Eruviel se fue a Ixtapan de la Sal.

En el gobierno de Eruviel, se piensa que la entrega de dádivas a alumnos lo resuelve todo. El asistencialismo como política de estado. Y el clientelismo como herramienta electoral. El magisterio estatal y federal se siente agraviado desde que Ávila ocupó la gubernatura. La desatención de Raymundo Martínez es sistemática, pero él está más entretenido en comer con los hijos del mandatario en Santa Fe –como la semana pasada- que en atender las inquietudes de los líderes sindicales.

De los futuros alcaldes, muy pocos ven en Eruviel Ávila al líder priísta de otros tiempos. Para su mala fortuna, la proximidad de que Enrique Peña se convierta Presidente de México, le quitará al actual mandatario estatal liderazgo, jerarquía, aplomo y robustez en su gestión. Los ediles electos guardan las formas, pero no respetarán el fondo. A muchos les urge tener un priísta en Los Pinos y que mejor que sea un mexiquense. A Eruviel es a quien menos conviene esa difícil circunstancia.

Muchos de los hoy alcaldes electos – fueron formados con Montiel- y compartieron el gabinete con Peña. Ahí tendrán línea directa con el Presidente de México. Otros tantos, fueron diputados federales en la pasada legislatura, y tienen excelente interlocución con Luis Videgaray –para muchos el segundo hombre más fuerte de la transición-. Y de Eruviel, sólo pasará desapercibido. Es un la reinstauración del viejo régimen y con avezadas formas. El grupo Ecatepec se comienza a comer las uñas.

La toma de protesta de alcaldes electos está vigente. El 7 de diciembre será el turno de Martha Hilda González Calderón en Toluca. El 10 tocará el turno de Carlos Iriarte Mercado en Huixquilucan. El 12 hará lo propio David Sánchez Guevara en Naucalpan. En todos esos casos, encabezará Eruviel Ávila, aunque en otros lados, el encargado será Ernesto Nemer, en su calidad de secretario general de gobierno. Y así hasta completar los 125.

 

Comentarios

comentarios