Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

2269

Toluca, Edomex. 30 de agosto de 2017.- Eruviel anda nostálgico por su inminente conclusión como gobernador del Estado de México. En lo público se ha comenzado a despedir de todo el personal. Lo más complicado en la salida eruvielista del poder se establece en la pérdida de los privilegios. De aquel hombre vidriero que salía en los spots de campaña de 2011 queda muy poco. Eruviel disfruta el del ejercicio del poder, ya sea por el uso discrecional del presupuesto, el séquito de seguridad, servidumbre y colaboradores que todo le facilitan, o por su tributo a la imagen desplegado en la prensa tradicional.

Hoy Eruviel asume que tiene los méritos, las condiciones y los afectos necesarios para competir por la candidatura presidencial. Pero su nostalgia denota que está muy lejos de esa posibilidad. Pese a todo, Eruviel apostará lo necesario para conseguir sus intereses. Ya lo demostró más de una vez, y ha encontrado la fórmula de acercarse a la oposición para lograr su cometido en el priísmo. Por ahora, Ávila lo ha dicho con claridad: “sigue vivito y coleando”.

foto archivo

Desde el pasado 5 de junio, un día después de la elección, Eruviel se ha alejado de la oficina en el Palacio de Gobierno. Los colaboradores cercanos advierten que Eruviel ha ido si acaso, unas cinco veces a revisar ahí pendientes. Ha preferido ir tomando nuevas rutinas, antes que abandonar de un solo golpe el despacho que ocupó los últimos seis años. También ha desalojado ya la Casa Estado de México, la cual nunca habitó pero usó como oficinas privadas, o centro de reunión para tertulias, hasta largas horas de la noche. El abandono de este lugar con cierto descuido se percibe desde el exterior.

Ávila sabe que su futuro es incierto, pero reconoce entre su grupo más compacto su deseo por mantenerse vigente en la vida pública. Eruviel aún ve lejano su retiro de la política. Su mayor preocupación se concentra en que haya lealtad política a su salida de la gubernatura. Los casos de Duarte -Javier y César-, Borge, Yarrington y otros, lo mantiene inquieto. Aunque entregará el poder a otro priísta, sabe que hay decenas de priístas que buscarán cobrarse facturas pasadas, y eso involucra poner en riesgo hasta a sus más cercanos.

No es casual que ayer, en un acto dedicado a la gestión municipal, Eruviel haya dedicado 20 minutos de su intervención hablando de las finanzas sanas que entregará su gobierno, y de la acuciosa labor de la contraloría para brindar transparencia y rendición de cuentas. Eruviel sabe que en sus cuentas presupuestales, se privilegiaron los intereses de su antecesor -que hoy despacha desde Los Pinos-, y desde ahí se financió la campaña del sucesor Alfredo del Mazo -a quien le da la bienvenida anticipada en público y en privado-.

Eruviel tendrá un desafío abrumador como exgobernador. Luchará contra sus propios fantasmas. No tendrá ni de lejos, las simpatías que concitan sus dos más próximos antecesores. En primer lugar, Arturo Montiel que pese a su defenestración pública por su insultante e inexplicable riqueza patrimonial, es reconocido como el tutor político de gran parte de la clase gobernante actual. En segundo lugar, Enrique Peña, primer gobernador mexiquense en alcanzar el sueño presidencial, y despachar desde Los Pinos en un sexenio para el olvido.

 

 

 

 

Comentarios a [email protected]

 

Comentarios

comentarios