Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

1996

Toluca, Edomex. 28 de septiembre de 2016.- En su primer informe de gobierno, Eruviel Ávila estuvo acompañado por el entonces presidente electo, Enrique Peña Nieto y su equipo de transición -plagado de mexiquenses-. Ávila fue opacado por la popularidad y arrastre del peñismo, en el último acto faraónico usado para rendir su informe de actividades. Luego vino el cambio de formato de Eruviel, quien decidió realizar un talk show para sustituir su informe de gobierno, en un intento innovador pero insuficiente en la rendición de cuentas que se pretende.

Desde su ascenso a la gubernatura mexiquense, Eruviel Ávila ha mostrado un amplio desdén ante la legislatura estatal, ante cuyos diputados locales debería rendir su informe de gobierno. En cinco años de gobierno ha preferido mandar un legajo de sus actividades relevantes. En la lógica salinista, Eruviel ni los ve ni los oye, a los legisladores mexiquenses. En sus informes de gobierno ha optado por hablarle a sus gobernados a través de un set de televisión y un escenario controlado que no desestabilice sus aspiraciones político – electorales.

eruviel_4toinforme_planamayor7En el colmo de su ego personal, Eruviel logró modificar la fecha del informe de gobierno antes fijada el 5 de septiembre, para realizar su rendición de cuentas cualquier día del mes patrio. La razón del cambio de fecha, estuvo relacionado con que su promoción personalizada se empataba con la difusión del informe presidencial. Otra vez, se volvía una desventaja poner a Eruviel a competir con Enrique Peña en sus respectivos informes. Ahora Ávila tiene la ventaja de promover sus actividades de la mano del posicionamiento personal, sin tener que compararse con el peñismo y su popularidad en debacle.

Lo cierto es que el formato del informe se encuentra agotado. El reality show de Eruviel no conecta con las audiencias mexiquenses. Los interesados en escuchar su informe se reducen a la clase gobernante, los medios de comunicación y un reducido público interesado en la política local. Ni siquiera el formato de responder cuestionamientos y críticas por redes sociales ha despertado expectativas. Eruviel ha banalizado la rendición de cuentas sin una respuesta positiva en los sectores sociales que pretende vincularse.

La glosa del informe que año con año desarrollan los diputados mexiquenses, son una mera pasarela del gabinete ante la legislatura, sin acciones o decisiones que trasciendan. Las críticas que hace la oposición, exhiben a legisladores que desconocen los grandes problemas del estado. En las comparecencias del gabinete eruvielista proliferan temas coyunturales, circunstanciales o intereses sectarios. No hay discusión sobre la agenda pública. Los secretarios y demás integrantes del gabinete asisten a un día de campo, para simular avances y resultados de la política pública implementada en la entidad.

El formato del informe de actividades y la glosa del informe de gobierno son muestra del fracaso democrático del Estado de México. No hay conexión entre las realidades de la élite política y de la sociedad mexiquense. Son escenarios disímbolos entre los logros que se difunden y los problemas que se padecen. La clase gobernante, sin importar su origen partidista, no logra representar las necesidades sociales. Hoy el informe se convertirá en el pretexto de discusión electoral en la víspera de la sucesión de la gubernatura, pero no resolverá de fondo las carencias, marginaciones, injusticias y desigualdades de la sociedad.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios