Toluca, Edomex. 26 de enero de 2015.- Enrique Peña Nieto estará hoy de vuelta en su tierra natal: Atlacomulco. El lugar que le da nombre al grupo político ascendido al poder del Estado de México, y desde hace un par de años despacha desde Los Pinos. En política, representa una clave de legitimación, que Peña Nieto recurra a los lugares de mayor arraigo y aceptación -en este caso Atlacomulco-, para enfrentar cualquier crisis frente a la crispación social o el desasosiego de la opinión pública.

El exgobernador mexiquense acudirá a Atlacomulco para inaugurar un libramiento hacia el municipio de Acambay, el lugar de origen de los Peña al norte de la entidad. También allí pondrá en marcha la Universidad Politécnica de Atlacomulco y acciones dedicadas para apoyar el campo. Si por los momentos aciagos que enfrenta el peñismo se deben cerrar filas, la mejor forma y el mayor simbolismo posible lo representa Atlacomulco. Origen es destino, y Enrique Peña lo sabe. Aquí inició su carrera política cuando en 2003 hizo campaña para diputado local.

—————-

Una trampa podrían envolver las candidaturas ciudadanas. Muchos de los hombres y mujeres que se han inscrito como aspirantes a candidatos ciudadanos del Estado de México, son personajes vinculados con el priísmo, y que particularmente se han inscrito en los municipios donde el PRI tiene escenarios electorales adversos. Los malpensados, advierten que el tricolor manipularía algunas candidaturas ciudadanas, que permita dividir el voto opositor, restarle preferencias electorales a sus competidores, y de esa forma apostarle a ganar con su voto duro.

Los artilugios de la práctica electoral parecen inconmensurables y las mañas del priísmo interminables. Mientras que los esfuerzos más genuinos de algunos candidatos a diversos cargos de elección popular, simplemente se enfrentarán a un reto casi imposible. Entre los requisitos legales y la recaudación de firmas, los diputados locales aprobaron un manual casi inviable de cumplir. A eso hay que sumar el hartazgo ciudadano por la política, la apatía por salir a votar y campañas sucias que comenzarán a proliferar dentro de muy poco. La partidocracia juega a favor de sus intereses.

——————

El gabinete de Enrique Peña Nieto podría prolongar su estabilidad por los próximos ocho meses. Con las elecciones en puerta, muchos apostaban a la salida de Ildefonso Guajardo y Claudia Ruiz Massieu. Sin embargo, el PRI nacional decantó las candidaturas a gobernador en Nuevo León y Guerrero en sentido contrario. De esa forma, la señal es mantener al gabinete peñista cohesionado, al menos hasta pasados los comicios intermedios. Nadie se irá de candidato no dejará su lugar vacante. Los cambios podrían venir incluso, hasta pasado el tercer informe del gobierno peñista, en septiembre próximo.

En contraparte, el gabinete de Eruviel Ávila parece correr a prisa para renovar algunos espacios. Ya se fue Raúl Domínguez como precandidato a diputado federal, pero no será el único en la aventura electoral. Por descontado se da la candidatura de Raymundo Martínez a una diputación local. Y de nueva cuenta ha surgido el nombre de César Gómez Monge por la alcaldía de Naucalpan. El secretario de salud promueve a su hermana para una diputación, pero parece que Eruviel Ávila ha cambiado a última hora su decisión.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios