Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

401
Compartir

Toluca, Edomex. 25 de mayo de 2018.- El arranque de las campañas electorales locales ha arrancado con efervescencia en los 125 municipios del estado. Los candidatos y sus brigadas han salido a las calles para tocar puertas y presentar su oferta política. En pocas horas el entorno urbano del estado se ha inundado con diverso tipo de propaganda electoral. Lo cierto es que para la mayoría de la gente, las campañas y los candidatos pasan desapercibidos y con absoluta indiferencia pese a la cercanía de la elección.

En general, lo que se advierte con las campañas locales es un absoluto despilfarro. Resulta poco creíble el tope de gastos de campaña frente al reparto de utilitarios y el despliegue publicitario de los candidatos. Pese a todo, las reglas electorales no sólo no se respetan, sino además poco se tiene para ejercer sanciones a quienes la vulneran. Ahí está el gran desafío de la incipiente democracia: garantizar la equidad en cualquier tipo de contienda.

La percepción es que las campañas locales han comenzado demasiado tarde. A casi dos meses de las campañas presidenciales convertidas en una batalla de lodo, han generado un hastío que impacta en un desdén al proceso electoral local. Y a eso se deberá sumar que la guerra sucia va a proliferar frente a la disputa local por ganar la elección de julio entrante en 125 municipios, y que a nivel de los partidos políticos sólo se concentra en la contienda por el dominio de los presupuestos de los ayuntamientos.

———————————

Vaya que la política es cuestión de coyuntura. Todos los candidatos de Morena sin excepción explotan la imagen y vorágine electoral de Andrés Manuel López Obrador.  Todos posicionan sus candidaturas junto al abanderado presidencial. Morena tiene concentrada si esperanza de triunfo en un voto masivo e inercial a favor del partido puntero de las encuestas. Sin embargo, en el primer día de campaña ya quedó de manifiesto que están en juego intereses particulares que no tienen asegurado un triunfo abrumador de Morena.

En contraste, los candidatos priístas parecen alejarse de su partido y cualquier posible vinculación con el candidato presidencial José Antonio Meade. En su mayoría, los candidatos priístas buscan proyectar su imagen con camisa blanca. Han decidido guardar en el closet el tradicional chaleco rojo que relaciona al priísmo y cuya fama pública pasa por su peor momento político. Muy lejos han quedado los tiempos donde todos los candidatos buscaban su foto de campaña al lado de Enrique Peña, hoy una carga negativa para el partido.

En la acera perredistas simplemente prevalece la indefinición frente a un candidato presidencial. Con el banderazo de salida de las campañas locales, el PRD en sus bastiones apuesta a resaltar la fuerza de sus estructuras electorales, mientras que la imagen del panismo se reduce y se le generan un gran vacío. Al final la alianza ea de facto pero no de coordinación en campo para alcanzar objetivos electorales entre dos partidos que se suponían antagónicos.

Comentarios a contacto@planamayor.com.mx

 

 

 

 

Comentarios

comentarios