Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

322
Compartir

Toluca, Edomex. 24 de mayo de 2019.- La crisis del sector salud está muy lejos de ser un tema novedoso. Del Mazo lo registró durante su campaña electoral, cuando el Estado de México padecía al peor secretario de Salud en la historia: César Gómez Monge. Un hombre que desconocía de las necesidades médicas y hospitalarias, y que llegó ahí bajo dos premisas: una, el capricho de quien lo nombró en el puesto; y dos, una ambición personal por impulsar desde ahí su intención de ser candidato a gobernador. El saldo lo pagaron los mexiquenses.

César Gómez Monge saltó a la escena pública como candidato a presidente municipal de Naucalpan, bajo el arropo de Isidro Pastor, con apenas 18 años de edad. La votación fue desastrosa y perdió 2 a 1 frente al panismo. Luego fue designado director del Instituto Mexiquense de la Juventud. Y de ahí, fue relegado a la desaparecida Secretaría de Desarrollo Metropolitano, en un puesto de menor rango, sin muchas luces ni grandes responsabilidades.

A la llegada de Eruviel, el muchacho Gómez Monge fue removido como coordinador administrativo de la Secretaría de Salud, donde despachaba Gabriel O´Shea, quien maltratado políticamente se fue al gobierno federal tras el ascenso de Peña Nieto. Entregó un sector salud enfermo, pero seis años más tarde se lo regresaron desahuciado. Una abultada nómina de operadores políticos donde se presume desvío de recursos; y afligido por el desabasto de medicamentos, la falta de personal médico y de enfermería, la atención intermitente, y una decena de hospitales inconclusos.

En los 18 meses que O´Shea tiene de regreso, ha denunciado el saqueo financiero de la institución. Ha presentado ya su renuncia en más de una ocasión, pero se mantiene en la administración de la inercia. A los desfalcos estatales del sexenio anterior, se agrega la decisión del gobierno federal por eliminar el programa del seguro popular -que financiaba a hospitales y clínicas-; y de las brigadas de próspera que atendían a los más pobres en comunidades alejadas. El diagnóstico es desalentador para quienes carecen de seguridad social.

Más allá de las imputaciones a Gómez Monge y un castigo que no llega. Y por encima del posible reemplazo de O´Shea, sea en una semana o en un año. Los hospitales y las clínicas estatales están muy lejos de tener lo indispensable. En múltiples ocasiones, médicos y enfermeras se han quejado de no contar los insumos para hacer su labor. Los pacientes de los hospitales públicos, suman a sus padecimientos médicos, la situación lastimosa de sus instalaciones y de su carente atención.

Los posibles recortes que pueda generar la austeridad del gobierno federal, pueden terminar por colapsar un problema que ya existía, y que no se ha logrado resolver. Pero que frente a las advertencias, puede atentar de la peor manera posible.

Comentarios a contacto@planamayor.com.mx

Comentarios

comentarios