Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

290

Toluca, Edomex; 20 de septiembre de 2019.- Mientras amplios sectores empresariales y políticos mexiquenses se resisten a la idea de que el Aeropuerto de Texcoco se ha cancelado, y mantienen la esperanza de rescatarlo por vía de los amparos; López Obrador hace todo lo posible para afianzar su proyecto de Santa Lucía, ya sea mediante la eventual construcción del mismo, y ahora por el desarrollo de proyectos de movilidad en su entorno. Andrés Manuel quiere asegurarse que su aeropuerto sea irreversible al término de su sexenio.

Ayer, en la FES Acatlán, funcionarios del gobierno federal, así como de los estados de México, Hidalgo y de la Ciudad de México, iniciaron una mesa de trabajo para proyectar la conexión entre el Tren Suburbano de Cuautitlán Izcalli hacia el Aeropuerto de Santa Lucía. Es decir, que mientras el tren México – Toluca luce abandonado, el gobierno de Morena tiene en la mira conectar la región de Naucalpan y Tlalnepantla, hacia Tecámac y Zumpango. Esa sería una alternativa de movilidad para miles de capitalinos a la nueva terminal aérea.

Los proyectos de infraestructura de movilidad avanzan sigilosamente, pero si Andrés Manuel tuviera como alternativa el Aeropuerto de la capital mexiquense, quizá tendría mayor apuro por concluir el Tren Suburbano México – Toluca. Algo no convence a la SCT de Javier Jiménez Espriú, que poco prioriza la conectividad hacia el Valle de Toluca. Las resistencias están quizá vinculadas con el propio gobierno peñista, y por desaparecer toda huella del anterior sexenio.

Lo cierto es que, el principal beneficiario de cualquier proyecto de infraestructura urbana en el Valle de México, será el gobierno de Alfredo Del Mazo, porque eso detonaría inversión pública y privada. En consecuencia, impulsaría la generación de empleos en la región; y en la medida de potenciar una conectividad hacia el nuevo aeropuerto también detonaría su competitividad económica. Ni como oponerse desde Toluca al posible aeropuerto de Santa Lucía.

—————————–

En el priísmo mexiquense se tiene confianza de resolver la situación de los 125 comités municipales la próxima semana. Hasta finales de agosto, 119 ciudades se habían puesto de acuerdo para impulsar una candidatura de unidad. De los restantes seis, la versión al interior del partido es que existen ya 124 fórmulas dispuestas a rendir protesta como nuevos dirigentes para los próximos tres años, quedando sólo pendiente el caso de Naucalpan. Todo apunta que ya se impulsa a una fórmula de unidad que destrabe la tensión entre los actores políticos.

Algo bueno ha sacado el PRI de sus procesos de renovación. Más allá de las cuestionables candidaturas de unidad, se ha visto en distintos foros una copiosa participación de los nuevos comités seccionales y consejos municipales. El priísmo parece reagruparse para las batallas futuras, y eso debe ser una buena noticia al menos para su dirigencia, y para quienes despachan en Lerdo 300.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios