Inicio Destacados OFF THE RECORD 19-01-2021

OFF THE RECORD 19-01-2021

397

Toluca, Edomex; 19 de enero de 2021.- El PRI ha tocado base. Fuentes oficiales del PAN y el PRD han confirmado que la dirigencia priísta ha manifestado su intención de ir en una gran alianza por el Estado de México, que sirva de contrapeso a las amplias preferencias electorales que mantiene Morena, fincadas en una sólida aceptación del presidente Andrés Manuel López Obrador a la mitad de su sexenio. En esa reflexión, el PRI asume que, en algunos municipios y distritos, la única condición para competir, es unirse al PAN y al PRD.

La coalición apenas se cocina. En la víspera, PAN y PRD estaban por firmar una alianza muy similar a la que armaron en 2018, en la cual los panistas encabezaron sus bastiones; y perredistas en sus localidades clave. Sin embargo, de última hora han pausado la negociación para incorporar a los priístas, y evaluar en qué municipios o distritos pudieran ceder sus espacios de contienda al PRI de Alejandra del Moral. Lo que parecía imposible, ha dado un giro.

El propósito de la alianza PRI, PAN y PRD tiene varias premisas: por un lado, afianzar el proyecto opositor del ámbito nacional en lo estatal; evitar votos nulos por aquellos que voten por dos o más partidos, en cuyo caso no hubiera coalición; y potenciar su competitividad en municipios densamente poblados: ahí donde Morena parece invencible en las más recientes encuestas.

————-

En la acera de enfrente, Morena no quiere ir en solitario. También pretende equiparar la coalición nacional, pero en el Estado de México. De esa forma, se encuentran en distintas mesas de negociación con las dirigencias locales del Partido del Trabajo y del Partido Verde. El acuerdo se concentra en las posiciones que a cada uno de los partidos les correspondería, en un momento en que Morena se siente el factor determinante del poder y de las elecciones.

Desde hace meses, el Partido del Trabajo asume que su única posibilidad de mantenerse en competencia, es la obediencia a las decisiones morenistas. Su moneda de cambio es mantener las posiciones que les fueron otorgadas en las elecciones de 2018; incluidos sus candidatos a alcaldes, así como diputados federales y locales. Tras ser un partido satélite y marginal por 25 años, el efecto López Obrador les puso en la abundancia política y presupuestal.

Aquí el nuevo activo es el Partido Verde. El partido que alguna vez estuvo aliado al PAN, y de forma muy consistente al PRI, tiene en sus cuadros militantes a expriístas connotados que ahora jugarán las contras a su origen político. La incógnita es el margen de maniobra que tendrá el Verde para obtener posiciones de privilegio en la alianza con Morena y PT, en las que los extricolores salgan ganando como parte de dicha estrategia electoral.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios