Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

219

Toluca, Edomex; 17 de octubre de 2019.- Las comparecencias han dejado incógnitas sin resolver. Empecemos. Rodrigo Jarque no pudo justificar cómo es que el gobierno delmacista ha gastado 500 millones de pesos para la organización de eventos públicos, cifra que contrasta con los 129 millones de pesos para acciones a favor de los jóvenes e indígenas. La erogación para ceremonias institucionales asciende a más de un millón 369 mil pesos diarios, durante el segundo año de gobierno. Cerca de 57 mil pesos cada hora.

Para el secretario de Educación, Alejandro Fernández Campillo, todavía queda pendiente responder los cuestionamientos sobre el motivo para designar de políticos en cargos académicos. El caso más emblemático es César Camacho Quiroz, quien tras su fracasada campaña electoral, ahora es presidente del Colegio Mexiquense. Otros nombres son Brenda Alvarado en el Tecnológico de Ecatepec; Claudia Ruiz Bastida en el Tecnológico de San Felipe del Progreso; Alejandro Carmona Prantl en el Tecnológico de Jocotitlán, y la lista continúa.

Del secretario de Desarrollo Social, Eric Sevilla, omitió hacer alusiones sobre el posible clientelismo electoral en que se pueden convertir los programas sociales. Abrumado por el Salario Rosa, defendió que ofrece una ayuda económica a las amas de casa y les dota de programas de capacitación. Pero, ¿qué hay para las mujeres trabajadoras e incentivar su empoderamiento? Tal parece que no están en el imaginario de los apoyos asistenciales del gobierno estatal.

Sobre Gabriel O´Shea y Javier Vargas: todos los caminos del despilfarro y el desfalco del sexenio pasado apuntan hacia César Gómez Monge, pero no hay siquiera indicios de que puedan ir en su contra. El sector salud ya casi no tiene deudas, sin embargo, en muchos hospitales siguen faltando los medicamentos, las camas son insuficientes y el personal médico tampoco cubre la demanda poblacional. Mientras la Contraloría sanciona muchos charales, sin que haya peces gordos castigados por corrupción o conductas ilegales.

En Movilidad, Raymundo Martínez tropezó con sus propios errores. La andanada de concesionarios de grúas se convirtió en su dolor de cabeza. Los pendientes: la delincuencia desatada, la irregularidad de miles de unidades, la competencia desleal de las plataformas digitales. Y su secretaría con meras buenas intenciones: unidades con cámaras de video que viralizan los asaltos, sin que reduzcan la estadística criminal ni la percepción de inseguridad.

Maribel Cervantes no renuncia. Su dependencia hace esfuerzos, aunque su discurso se vuelve repetitivo e inaceptable para el principal clamor social. Presumió la reducción de algunos delitos, echó culpas sobre todo a las policías municipales. Los recursos presupuestales escasos. Y una policía contaminada desde hace décadas. Pidió más tiempo, aunque eso no dependerá de los diputados locales, sino del gobernador, y eso aplica para todos los secretarios.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios