Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

2353

Toluca, Edomex. 16 de junio de 2016.- Difícilmente alguien puede aspirar a la gubernatura del Estado de México, cuando en los hechos vota en contra de la transparencia y la rendición de cuentas. El rechazo de la bancada priísta en el Senado de la República, a la Ley 3 de 3 -que contemplaba la publicidad de las declaraciones patrimonial, de intereses y fiscal-, deberá tener un costo político para quien negó una legislación histórica en contra de la corrupción política.

La Ley 3 de 3 fue votada en contra por el líder sindical, Armando Neyra; la exalcaldesa de Toluca, María Elena Barrera Tapia y por la exalcaldesa de Metepec, de incesante promoción personal a la gubernatura, Ana Lilia Herrera Anzaldo. Fiel a su costumbre, Ana Lilia privilegió la línea política que le marcó su partido, e impuso esa decisión a más de 630 mil firmas ciudadanas a favor de la transparencia. Las justificaciones sobran, en un intento fallido de control de daños, para quien deberá asumir su responsabilidad política y personal de haber rechazado la 3 de 3. Una candidatura que se escurre entre las manos.

Herrera Anzaldo. En defensa de las reformas.En los últimos años, Ana Lilia fue impulsora de la legislación de datos abiertos, promotora de compartir conocimiento y favorecer al intercambio científico, pero la madrugada del miércoles prefirió la opacidad, que beneficia la discrecionalidad y el ocultamiento de la riqueza patrimonial de la clase gobernante. Origen es destino y votaciones en el pleno matan cualquier discurso. Ahí están los votos, con la publicidad que le negaron a la condición personal de la élite política.

Los otros tres senadores mexiquenses votaron a favor de la Ley 3 de 3. Por la aprobación de la rendición de cuentas sufragaron el perredista Luis Sánchez Jiménez; la panista, Laura Rojas; así como el excandidato a gobernador, Alejandro Encinas Rodríguez. Para bien de su hoja de ruta, ni se ausentaron ni tampoco se abstuvieron. Sánchez, Rojas y Encinas se mantuvieron firmes en la necesidad por combatir la opacidad y la corrupción que tanto lástima al país, pero sobre todo mantiene con pésimo humor social al electorado.

Ahora habrá que esperar que postura asumen si los diputados priístas en San Lázaro al analizar el tema. Ahí, también hay al menos dos aspirantes  a la gubernatura: Alfredo del Mazo Maza y Carolina Monroy quienes deberán demostrar si su compromiso está con la línea del partido o con los ciudadanos.

A propósito de aspirantes a la gubernatura mexiquense, Pepe Manzur también deberá asumir el costo político por la fuga de cuatro reos del penal estatal de Barrientos, en el municipio de Tlalnepantla. Tras la desaparición de la secretaría de seguridad, el control penitenciario recorre el escritorio de Manzur, que hoy por encima de explicaciones, requiere de soluciones.

El sistema carcelario es una bomba de tiempo inexorable, pero que mediáticamente para medios tradicionales como Televisa, no merece la misma condena si es en Topo Chico para fustigar a Jaime Rodríguez “El Bronco”, que si el amotinamiento ocurre en el Estado de México, en casa de uno de sus clientes favoritos, Eruviel Ávila.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios