Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

727
Foto tomada del blog Cuna de Grillos

Toluca, Edomex; 15 de octubre de 2019.- Este martes, el exgobernador Arturo Montiel cumple 76 años. Su influencia ha disminuido sustancialmente durante el actual sexenio. No obstante, mantiene una amplia ascendencia entre gran parte de la clase política del priísmo mexiquense. En la sucesión por la dirigencia del PRI estatal, el montielato ha lanzado tres cartas: Arturo Osornio -a quien hizo diputado federal y local-; Miguel Sámano -a quien nadie debe descartar-; y Mario Santana Carbajal -quien se ha rezagado en la recta final-.

Su más reciente aparición pública fue durante el segundo informe de Alfredo Del Mazo Maza; y también el mes pasado, como asistente a un evento partidista a puerta cerrada. Sobran los políticos que semana tras semana, desfilan por las oficinas del exmandatario para pedirle consejo, arropo, padrinazgo y favores políticos. El delmacismo mantiene resistencias profundas con un exgobernador que se cruzó en su camino hace ocho años disfrazado de Eruviel.

Hoy por hoy, los Golden boys en su mayoría padecen el ostracismo de su carrera política. La frivolidad, la corrupción, el abuso de poder, los conflictos de interés y hasta las deslealtades con su jefe político han marcado a una generación que lo obtuvo todo durante los últimos 18 años. Son muy pocos lo que permanecen vigentes, y sus posibilidades de prevalencia en el actual sexenio son casi nulas. El priísmo puede ser la rendija para el exgobernador y su círculo cercano.

—————–

Otra sucesión que no descansa, se desarrolla con suspicacias en Morena. Higinio Martínez todavía delibera su postulación a la dirigencia estatal, o bien, apoya a alguno de sus alfiles. El tlatoani texcocano  tiene mucha presión de la militancia para que sea él quien se busque la dirigencia del partido con miras a organizar a Morena para el 2021, pero sobre todo para el 2023.

Si la encomienda exige que sea una mujer la que ocupe la dirigencia, Higinio  tiene como opciones a Azucena Cisneros y América Rivera, de sus operadoras más destacadas.

Sus vínculos nacionales se han afianzado con Mario Delgado. El futuro estatal de GAP depende de las componendas y lealtades preexistentes. Sus posibilidades de triunfo son de 70 a 30 si se considera sus alianzas personales y políticas.

De otro lado, en solitario, Daniel Serrano pretende encabezar la causa morenista, bajo un rotundo rechazo hacia Higinio y los suyos. Ha logrado una relación Bertha Luján, quien aprovecha sus vínculos para placearse en el estado. A nivel municipal, Serrano se limita a sus conexiones con Nicolás Romero y Coacalco. Otro flanco morenista lo concentra Raciel Pérez, alcalde de Tlalnepantla, quien podría decantarse a la mejor alternativa para su grupo político.

Por más que quieran, será imposible que puedan influir los neomorenistas como Juan Rodolfo Sánchez, Gabriela Gamboa, Patricia Durán y Ruth Olvera. Los expanistas, derivado de su reciente incorporación a Morena están imposibilitados de participar en la elección de Morena.

En tanto, José Ramón López Beltrán, hijo de López Obrador, no está convencido de apoyar a ninguno de los dos aspirantes a la dirigencia estatal. Hasta ahora, José Ramón –quien trabajo durante algunos años en el estado–  evalúa la posibilidad de lanzar a un tercer candidato, aunque con muy pocas posibilidades de éxito.

La elección está muy encaminada a que el GAP mantenga el control del partido en el estado y eso abre la posibilidad de que los grupos contrarios pretendan reventar algunos Congresos Distritales como ocurrió el pasado fin de semana en Jalisco. Veremos qué tanta civilidad existe en el proceso interno de Morena

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios