Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

698
Compartir

Toluca, Edomex. 14 de marzo de 2018.- De las ciudades más pobladas del Estado de México -Ecatepec, Neza, Naucalpan Tlalnepantla y Toluca-, el PRI sólo tiene posibilidades de triunfo en las dos últimas , aunque la disputa será muy cerrada con los candidatos del Morena.  En el resto, las condiciones priístas son adversas, en un lejano tercer lugar de la contienda. Morena podría llevarse Ecatepec . Mientras que la coalición de PAN y PRD trabaja para retener sus bastiones de Naucalpan y Neza.

El escenario es altamente parecido a la más reciente elección de gobernador, donde el PRI resultó arrasado por un crecimiento inusitado de Morena y su candidata Delfina Gómez. Entonces, la apuesta electoral del priísmo mexiquense consistió en contener la ventaja electorera de Morena en el Valle de México, y apretar la operación electoral en los municipios del Valle de Toluca, particularmente en aquellos de una condición rural. Así se construyó el triunfo de Alfredo del Mazo, y así se busca compensar la abrumadora preferencia de López Obrador en la zona conurbada a la Ciudad de México.

Lo cierto es que si el PRI pierde municipios como Ecatepec, Naucalpan, Neza,  Coacalco, Tecámac, Texcoco, Atizapán, Huixquilucan y Tultitlán, y se traduce en una derrota electoral en los distritos asentados en esas localidades (alrededor de veinte diputados), habrá perdido de facto la mayoría de la Legislatura Estatal. De nada le servirá al PRI y a Del Mazo obtener un triunfo abrumador en una treintena de municipios rurales, con una población dispersa, porque eso le significará apenas una decena de distritos electorales e igual número de diputados locales.

Ahí se concentra el margen de maniobra de gobernabilidad de la primera mitad del mandato delmacista, en ganar la mayoría de la legislatura mexiquense. Las condiciones políticas y el hartazgo social anticipan que poco se podrá revertir de las preferencias electorales al cuarto para las doce, o lo que es lo mismo, a menos de cuatro meses de la elección.

—————–

En Morena no todo pinta positivamente. La concentración de poder establecida el Grupo de Acción Política (GAP) de Higinio Martínez en el reparto de candidaturas supone una militancia maltratada que podría no sumarse a las campañas de candidatos a alcaldes y diputados. El reclutamiento de expriístas, experredistas y hasta expanistas ha acentuado una enorme inconformidad de liderazgos locales. La revancha de quienes se sienten agraviados será un voto diferenciado, y por tanto de castigo en los comicios locales.

A eso debe sumarse su falta de estructura electoral. Está claro que Morena no tendrá la capacidad electoral, financiera y humana para cubrir las más de 19 mil casillas que se instalarán en los comicios de julio próximo. Morena adolecerá de la promoción electoral en municipios donde prolifera el voto verde. Ahí estuvo su error en los dos intentos previos presidenciales de Andrés Manuel, y en la más reciente elección de gobernador. Y ahí, es donde el priísmo apostará a retener el poder político.

 

Comentarios a contacto@planamayor.com.mx

 

 

Comentarios

comentarios