Toluca, Edomex. 6 de agosto de 2015.- Ana Lilia Herrera Anzaldo ha tenido una carrera política vertiginosa que se remonta a los últimos 16 años. De coordinadora de comunicación social de Arturo Montiel a senadora de la República. En la víspera de renovar la dirigencia nacional del PRI, hay muchas versiones que perfilan a Herrera como eventual secretaria general del PRI. Ana Lilia será la cuña mexiquense en la toma de decisiones del partido en el poder. La legisladora, encumbrada al montielismo y cercana al peñismo, podría llegar a la cúspide de su carrera política.

En la recta final por la presidencia nacional del PRI se impuso Manlio Fabio Beltrones. En la ecuación más simple, Enrique Peña diseñó un mero enroque para posicionar al sonorense en la ruta de dirigir el priísmo. Beltrones por Camacho y Camacho por Beltrones. El sonorense ocupará una posición clave a poco más de dos años de la selección priísta de su candidato presidencial. Manlio Fabio se alineó hace casi cuatro años, cuando declinó por Enrique Peña, sin embargo no pierde de su visión en ocupar la silla presidencial.

El oficio político de Ana Lilia la tiene encaminada para convertirse en la sucesora de Eruviel Ávila. Sin embargo, la eventual llegada de Herrera a la secretaria general del PRI podría tener dos lecturas: ser el clivaje suficiente para evitar que la exacaldesa de Metepec tenga distractores personales; o ser la posición necesaria para dar el brinco por la gubernatura mexiquense. Sus más cercanos, vaticinan que si Herrera hace fórmula con Beltrones, es la señal suficiente para ungirla como candidata a gobernadora. Lo cierto es que para las definiciones, aquí, restan al menos 18 meses.

—————

Emilio Chuayffet fue operado de la vesícula hace menos de un mes. El exgobernador mexiquense acudió el pasado martes a un hospital privado en el Distrito Federal para una revisión de rutina derivado de esa cirugía, pero quedó internado por presentar un cuadro de deshidratación. El secretario de Educación Pública fue reportado fuera de peligro, y se prevé sea dado de alta entre jueves y viernes.

Con la permanencia de Aurelio Nuño en el gabinete presidencial, hay quien insiste en que en breve el jefe de la oficina presidencial podría ser el sustituto de Emilio en el escritorio de José Vasconcelos. Otro de los cambios que se dan muy anticipados, es la incorporación de José Narro, el rector saliente de la UNAM, para quien parece estar pintada la desdibujada Secretaría de Salud de Mercedes Juan López.

Otros nombramientos que están pendientes de determinar es la dirección general del ISSSTE que quedó acéfala a la muerte de Sebastián Lerdo de Tejada. Al menos otras seis subsecretarías de Estado también están pendientes de ocupar, derivado de que muchos emigraron a diversos cargos de elección en junio pasado, y desde entonces, esos lugares quedaron vacíos.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios