Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

674
Compartir

Toluca, Edomex. 04 de julio de 2018.- El pasado viernes, todo apunta que el gobernador Alfredo del Mazo advertía la hecatombe electoral. En un albazo silencioso, sustituyó a dos diputados plurinominales suplentes, que serán sus grandes operadores en una legislatura aplastantemente opositora. Miguel Sámano Peralta y Darío Zacarias Capuchino aplicarán la operación “Juanito” para desplazar a los propietarios y asumirse como legisladores a partir de septiembre entrante, al frente de una escuálida bancada priísta.

Miguel Sámano, actual coordinador de los legisladores priístas, fue registrado el pasado viernes como diputado local suplente. Sustituyó a Eduardo León González en la tercera posición, como suplente de Rodolfo Jardón Zarza. Es muy probable que Jardón sea reincorporado en el gabinete delmacista, y abrir la puerta a favor de Miguel Sámano. Al inicio del sexenio, Sámano soñaba en convertirse secretario de Desarrollo Agropecuario. Del Mazo sólo le ofreció una subsecretaría de gobierno que Miguel rechazó. Ahora Sámano podría convertirse en un artífice del nuevo régimen contra la oposición morenista.

De su parte, Darío Zacarías Capuchino reemplazó a Alejandro Quiroz Martínez. El exalcalde de Acolman ahora es suplente de Juan Millán Márquez, uno de los hombres más cercanos a Alfredo del Mazo. Todo apunta a que Millán empaque maletas y retorné al Palacio de Gobierno, en el primer círculo de decisiones del mandatario estatal. Mientras que Darío Zacarías será diputado local plurinominal, luego de su estrepitosa derrota electoral por el distrito local 39. Zacarías incluso renunció a la Sedagro en febrero pasado, y la postulación plurinominal ha llegado a su rescate.

————-

Parece inaceptable el triunfo electoral de los diputados federales priístas. Ricardo Aguilar, Eduardo Zarzoza y Cruz Roa Sánchez se han declarado victoriosos en los distritos electorales de Jilotepec, San Felipe del Progreso y Tejupilco. Algo resalta en sus respectivos triunfos: la suma total alcanza entre 5 mil y hasta 10 mil votos más que el candidato presidencial José Antonio Meade en esos distritos electorales. La estrategia apunta a que sus estructuras diseñaron un llamado al voto cruzado, para desfondar a Meade y alcanzar sus triunfos aislados.

Otro dato revelador, es la derrota priísta de los comicios locales, particularmente de las alcaldías de sus cabeceras distritales: Jilotepec donde sucumbió Rogelio García Maldonado, donde Nueva Alianza le resta votos, y contribuye a la victoria morenista; San Felipe del Progreso que cedió la plaza a la vorágine de Morena; y Tejupilco que ganó Anthony Domínguez Vargas, exdiputado local priísta cercano al propio Roa.

Quienes ni sufren ni se acongojan son las élites políticas que tienen amarrado su lugar en el Senado de la República y San Lázaro. Ahí están Eruviel Ávila, Lorena Cruz Sánchez, Ana Lilia Herrera Anzaldo, y el propio Ernesto Nemer, que se convertirá en diputado federal, casi todos con responsabilidades absolutas de la derrota de Pepe Meade. ¿Acaso los últimos dos mantienen firmes sus sueños y la cara dura para ser sucesores de Alfredo del Mazo sin asumir las consecuencias de la derrota?

 

Comentarios a contacto@planamayor.com.mx

Comentarios

comentarios