Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

100

Toluca, Edomex; 3 de diciembre de 2019.- Alfredo Del Mazo ha dado un golpe de precisión. Acudirá a pocos informes, y no necesariamente por su densidad poblacional o afectos políticos. El mandatario estatal estará en los municipios donde tenga algo que anunciar o presumir. Toda aparición pública delmacista debiera tener una intencionalidad política. No todo son salarios rosas, títulos de propiedad o videocámaras en la movilidad. Si Alfredo lo entiende y su círculo político lo ejecuta, la operación hacia el 2021 está en marcha.

En Morena, los informes de sus alcaldes pretenden generar una lucha de fuerzas internas entre los grupos de interés. Como en el pragmatismo del viejo régimen, apuestan por la convocatoria más numerosa y hasta el discurso más largo. El culto a la personalidad de algunos y las obras de relumbró de otros. Sólo un puñado de presidentes municipales tiene calificación aprobatoria. Lo que permea es la decepción, el desinterés y los desafectos frente a la clase gobernante.

Para dimensionar la debilidad política del priísmo mexiquense, durante los escasos 21 informes que rendirán sus alcaldes, entre ellos se pueden acompañar y arroparse en sus eventos políticos. Entre homólogos, se buscan cobijar políticamente y difundirse en redes sociales. Ayer tocó el turno de Xóchitl Ramírez en Texcalyacac y de Jaime Cervantes en Lerma. Lo significativo: no los acompañó ningún secretario del gabinete; ni tampoco la nueva dirigencia priísta. Algunos navegan en solitario y sin expectativas más allá de concluir el trienio.

—————–

El corporativismo ha dejado de funcionar electoralmente. Sin embargo, en las prácticas más vetustas, al interior del priísmo prevalece un trato preferencial a líderes sindicales. Es la parte de ese partido que se resiste a fenecer, a pesar de las adversidades electorales. En lugares de privilegio, durante el pasado fin de semana, Armando Neyra Chávez, Abel Domínguez Rivero, y hasta el recién reelecto Herminio Cahue, confirmaron que aprovechan sus posiciones gremiales para incidir en las decisiones partidistas.

En contraste, desde hace mucho que la clase trabajadora se ha sentido identificada con el priísmo, y mucho menos con sus líderes sindicales. Es ahí donde falta conectar el discurso y las buenas intenciones con quienes padecen como los obreros, jornaleros, oficinistas, y demás trabajadores.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios