Inicio Sin categoría La sombra de Abraham Talavera, tras el poder de Tlalnepantla

La sombra de Abraham Talavera, tras el poder de Tlalnepantla

4000

Redacción

 

Tres de los cuatro candidatos a la Presidencia Municipal de Tlalnepantla tendrían vínculos políticos con el ex diputado federal y ex embajador Abraham Talavera López, formador de un grupo que hasta la fecha permanece vigente en el espectro electoral mexiquense. Talavera, fue asesinado el 27 de enero de 1997, y a más de 15 años de su homicidio quedan sembradas dudas profundas sobre las causas de su muerte, pero perduran diversos cuadros que formó políticamente, hoy son protagonistas en el Estado de México.

 

tlalne
Rubén Mendoza, Ulises Ramírez y Pablo Basáñez es la verdadera disputa política por la alcaldía de Tlalnepantla.

En el caso particular de Tlalnepantla, su cuadro más reconocido es Rubén Mendoza Ayala, quien nació en la política desde el priísmo al que pertenecía Abraham Talavera. Sin embargo, años antes de su muerte, Mendoza ya había emigrado al Partido Acción Nacional donde logró ser diputado federal y posteriormente alcalde de Tlalnepantla.

Mendoza podría considerarse el más avezado de los discípulos de Abraham Talavera, cuando en 2005 se convirtió en candidato panista a la gubernatura mexiquense. Al inicio de su campaña se ubicaba como el puntero de la contienda, aunque al final fue derrotado contundentemente por el priísta, hoy candidato presidencial, Enrique Peña Nieto.

Mendoza regresó al PRI en 2009, para operar políticamente a favor de Arturo Ugalde Meneses –dirigente estatal del PRI en los comicios de 2005-. El factor Rubén Mendoza, es considerado clave, para que el priísmo recuperara Tlalnepantla luego de permanecer 14 años bajo el dominio electoral del panismo.

Hoy Rubén Mendoza es candidato a la Presidencia Municipal de la coalición PRD – MC.

Por el PAN, el senador Ulises Ramírez también forjado con Talavera y amigo fraterno de Rubén Mendoza, empuja con ahínco a Jonás Sandoval como candidato panista a la alcaldía de Tlalnepantla. Ramírez busca aplicar la enseñanza de Abraham Talavera para recuperar electoralmente el municipio emblemático que gobernó de 2003 a 2006.

Cuando Ulises compitió por la alcaldía de Tlalnepantla ganó con una diferencia de 3 a 1, pero su operador político era Rubén Mendoza, que aspiraba a una diputación federal y a la postre a la gubernatura. En este 2012, ambos están enfrentados por la Presidencia Municipal de uno de los municipios más prósperos del estado en materia industrial.

Por parte del PRI, en alianza con PANAL y PVEM, el candidato es Pablo Basáñez, también identificado con el ex diputado federal Abraham Talavera. Basáñez no abandonó el priísmo a la muerte del ex embajador en Guatemala, y recibió el arropo del ex gobernador Arturo Montiel, quien lo recuperó del abandono político.

Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, Basáñez se convirtió en diputado local. Ya con Eruviel Ávila como mandatario mexiquense, Basáñez asumió la presidencia de la Fundación Colosio en el Estado de México.

El reto de Pablo Basáñez es retener la Presidencia Municipal de Tlalnepantla, en medio de diversos escándalos, como el sueldo del actual alcalde, Arturo Ugalde, que superaba los 400 mil pesos mensuales. Además de que Denisse Ugalde –hija del edil- compite por una diputación federal en este municipio.

 

El cuarto en discordia

El único candidato ajeno al liderazgo político de Abraham Talavera es el que menos posibilidades tiene de triunfo. Se trata de Alfonso Otero Torregrosa candidato del PT a la alcaldía de Tlalnepantla.

Otero fue líder de la Asociación de Industriales de Tlalnepantla. Siempre oficialista y muy plegado al gobierno estatal. Con el ex mandatario Arturo Montiel forjó una gran amistad, sin embargo ante la falta de apertura política para su proyecto personal, decidió encontrar suerte de la mano del Partido del Trabajo con escasas probabilidades de éxito.

 

 

Comentarios

comentarios