Inicio Destacados In memoriam de los 100 mil muertos

In memoriam de los 100 mil muertos

140
chalk outline and evidence markers at crime scene

Juan Carlos Núñez Armas*

Con la esperanza de que sea aún cierto, y vigente, me enteré que el presidente, en una de sus mañaneras, dijo que tenía confianza en pacificar al país y que, si esto no se hacía, no habría manera de acreditar históricamente la transformación que tanto anhela. Lamentablemente, también ha reiterado su “política” de abrazos no balazos que sin duda está muy presente en las conciencias de las familias de las más de 100 mil víctimas del clima de violencia que impera en el país.

Por desgracia, empieza a ser tradición que la gran mayoría de medios dediquen su tiempo y espacios a abordar los temas de la mañanera para evadir que las/os ciudadanas/os centren su atención en las deficiencias económicas, la crisis de salud, el incremento de la pobreza o el nulo combate a la corrupción.  Es tan fácil, al ritmo que el púlpito presidencial les marca, olvidar los acontecimientos sustantivos, que dañan los hogares de infinidad de familias.  Sí, esas familias que esperan un gobierno eficaz en la protección de sus derechos humanos más elementales. Yo me atrevo a romper con esa tradición y unirme a la pena de tantos hogares donde la vida de uno o varios de sus integrantes ha sido truncada por la violencia.

Cada día la militarización del país avanza. En la política de seguridad se carece de indicadores de proceso y no se evalúa el impacto y los resultados de tener cada vez a más militares en sustitución de la fuerza civil, dice Ernesto López Portillo. Ya ni se habla de las actuales desapariciones. Según la empresa TResearch se han registrado, en 34 meses de gobierno, 101 mil 869 homicidios dolosos, superior al mismo periodo de administraciones pasadas, de Enrique Peña que registró 60 mil 343; de Felipe Calderón con 37 mil 906 y de Vicente Fox registró 39 mil 42. Las víctimas de 18 años y más suman 21.2 millones de personas. Otro dato adicional, y triste para quienes vivimos en Toluca, según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE, 2021), nuestra zona metropolitana ocupa el primer lugar nacional con una tasa se 38.3 víctimas por cada 100 mil habitantes.

En materia de seguridad los recursos en los municipios han disminuido, porque según esta lógica, no se requerirían, dado que la Guardia Nacional haría todo el trabajo. Desafortunadamente, esto no ha ocurrido. A pesar de todo, contra viento y marea, son los municipios los que más resultados satisfactorios han presentado y, en el caso de los estados, podemos citar a Yucatán que se caracteriza por los mejores resultados en esta materia.  Este estado del sureste tiene 334 policías (estatales y municipales) por cada 100 mil habitantes, y si a esto se agregan los agentes federales, suman 476 que representa un superávit de 58%, respecto a la recomendación internacional de 300 policías por cada 100 mil habitantes. Además, los policías yucatecos son los mejor pagados, reciben apoyo para transporte, sus hijos reciben becas para asistir a universidades públicas o privadas y tienen créditos para la adquisición de vivienda de INFONAVIT.  Destaca que el 77.2% ha acreditado su examen de control de confianza.

Por otro lado, es preocupante la negativa de la Guardia Nacional para rendir cuentas, según lo ha evaluado el INAI, porque hemos dejado en manos de los militares la gobernabilidad y el control democrático. dice el dicho que “lo que se hace más rápido más rápido se cae”, y esto parece comprobarse por la militarización del país. Tenemos que avanzar en documentar su evaluación, sus resultados y los medios para saber qué y cómo llevan a cabo las tareas encomendadas. Debemos comprobar su viabilidad porque de esa evaluación podemos aprender y mejorar los resultados.

El fracaso de la estrategia de seguridad puede ser el naufragio de la cuarta transformación. Nadie quiere naufragar en seguridad.  Sin embargo, la tendencia es triste, pues la inseguridad se estabiliza al alza. Insisto, la “política” de abrazos y no balazos está dejando muchos hogares invadidos por la tristeza, permite que los delincuentes se combatan unos a otros, como si la estrategia fuera la autorregulación entre ellos. Lamentablemente, las víctimas por muchos otros delitos van en aumento. La tendencia no es favorable, la corrupción en las policías, la violencia de género, las adicciones y la capacidad de los grupos delincuenciales se fortalece. La promesa de reducción se aleja por más que se diga que los homicidios no se han incrementado, los retenes ilegales, los secuestros de casetas, los cobros de piso. En síntesis, los delitos de alto impacto siguen impunes.

Todo esto sin mencionar que la cifra negra aumentó al 93.3% de los delitos cometidos, es decir, no hubo denuncia, según la ENVIPE. La estrategia de no confrontar a los delincuentes, de no correr riesgos, está ocasionando que sea más sencillo el proceso de corromper policías. Y será mucho más escandaloso en breve.  Aún es tiempo de aprender del pasado, de corregir el presente y tener un mejor futuro. Evaluemos el desempeño policial, adoptemos prácticas exitosas. Otros ejemplos, Tamaulipas y su grupo de operaciones especiales, ha logrado contraer 40% la incidencia delictiva o Veracruz que redujo en un 30% los homicidios.

El futuro es, y debe ser, la policía local, capacitada, con equipamiento y tecnología acordes al tamaño del problema que se enfrenta. No es suficiente tener más policías y más patrullas. El requerimiento principal es equipamiento tecnológico y personal altamente profesionalizado. Es un asunto mucho más complejo de lo planteado originalmente. Hagamos que la muerte, y más en estos días que se recuerda a los difuntos, de más de 100 mil seres humanos, más de 100 mil mexicanas y mexicanos de todas las edades, no sea en vano. Honremos la vida y construyamos un país más seguro para honrar su memoria y acompañar el profundo dolor que su ausencia ha dejado en quienes los extrañan…

 

El autor es Maestro en Administración Pública y Política Pública por ITESM. Y Máster en Comunicación y Marketing Político por la UNIR.

Twitter @juancarlosMX17

Facebook Juan Carlos Núñez Armas

Comentarios

comentarios