Inicio Destacados Explica Maurilio Hernández complejidad para sacar la nueva Ley del ISSEMYM

Explica Maurilio Hernández complejidad para sacar la nueva Ley del ISSEMYM

302

Israel Dávila

Toluca, Edomex. 16 de enero del 2020.- El presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso mexiquense, Maurilio Hernández González, informó este jueves que si no se ha presentado la iniciativa de la nueva Ley de Issemym en la Legislatura, como se comprometió hace un año, es porque aún existen discrepancias entre un sector de trabajadores y la autoridad, por el tema del aumento en las cuotas de seguridad social.

El diputado y coordinador de Morena en el Congreso local señaló que, además del tema de las cuotas resulta imprescindible una reforma estructural del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios para darle viabilidad financiera, pues de lo contrario, elevar las cuotas solo aliviaría temporalmente el problema del Issemym pues en dos o tres años volvería a estar al borde de la quiebra como se encuentra en este momento.

El diputado reveló que la situación económica del Issemym es por demás critica, pues actualmente solo se tiene garantizado el poder pagar las pensiones de los 64 mil jubilados un año más, pero para el 2021, sería prácticamente imposible hacer frente a este compromiso, sin una reforma de fondo.

Desde el año pasado, los legisladores en conjunto con las autoridades del Instituto y los trabajadores vienen trabajando en la elaboración de una iniciativa de nueva Ley de Seguridad Social en la entidad. Aunque ya la mayor parte de los temas han sido solventados y se tiene un acuerdo, en el tema de las cuotas aún existen diferencias.

La propuesta de la autoridad es que las aportaciones de los trabajadores al servicio del estado suban 3.5 por ciento más y las de los empleadores 6.5 para lograr un aumento del 10 por ciento.

Sin embargo, dijo, que aunque hubiera acuerdo en el tema de cuotas, si no hay una reforma integral a la estructura del Instituto, éste sería inviable financieramente, pues se viene operando con un esquema totalmente rebasado en el tema de las pensiones.

“Cuando se fundó el Issemym, se estimó que el Instituto solventaría entre 8 y 10 años las pensiones de los trabajadores jubilados, pues la esperanza de vida era menor. Si un trabajador se jubilaba a los 56 años, moría a los 64 o 65 años y el Instituto solo tenía que pagar o sostener durante 8 años a los trabajadores retirados. En la actualidad la esperanza de vida se ha elevado considerablemente y el tiempo que se paga una pensión a un trabajador es de prácticamente 20 años, es decir, si se retira de trabajar a los 60, se les paga pensión durante 20 años, en promedio. Esta discrepancia de tiempo hace que los cálculos actuariales de hace 50 años no estén acorde a la realidad”, explicó.

Mencionó que lo que se requiere es cambiar este paradigma no solo aumentando las cuotas, sino el tiempo de empleo de los trabajadores para que lo aporten durante su vida laboral sea suficiente para mantenerlos cuando se retiren.

Existen cálculos, dijo, que en promedio un trabajador aporta un millón y medio, un millón 800 mil durante su vida laboral, pero lo que se requiere para sostenerlo durante su retiro son 4.5 millones de pesos, sostuvo.

Además señaló que en la nueva ley se debe plasmar un mecanismo para garantizar que los empleadores estén obligados a hacer sus aportaciones pues de lo contrario podrían ser sancionados hasta en el ámbito penal. “Ahora vemos que hay muchas instituciones con adeudos porque no hicieron sus aportaciones. Ahí tenemos a la Universidad del estado y los ayuntamientos. Lo que pretendemos es castigar penalmente a aquellos que no hagan sus aportaciones, porque están generando un desequilibrio financiero importante y poniendo en riesgo las pensiones de miles de trabajadores”.

Maurilio Hernández también destacó que el problema financiero del Issemym todavía se puede agravar más en el próximo lustro, pues a los 64 mil jubilados que existen se podrían sumar otros 60 mil trabajadores más que ya están en la edad de retiro, lo que implicaría que las obligaciones financieras para pagar las pensiones literalmente se duplicarían.

El diputado confió en que en los próximos meses haya un acuerdo y se acuerden las bases de una nueva estructura del Issemym que le permita la viabilidad financiera. “Si no se hace un cambio estructural, estaremos solo resolviendo el problema para los próximos dos o tres años”, advirtió.

Comentarios

comentarios