Inicio Destacados El ritual del informe del gobernador: una celebración de componendas políticas

El ritual del informe del gobernador: una celebración de componendas políticas

144

Redacción

Toluca, Edomex; 20 de septiembre del 2021.- Ya no fue una fiesta tricolor, como era una costumbre en antaño. Ahora, el informe del gobernador Alfredo Del Mazo ha sido una celebración compartida, donde los aplausos y reconocimientos no sólo tienen como destinatario al primer priista de la entidad, sino también al presidente Andrés Manuel López Obrador, el militante y activo más importante de Morena.

Hasta hace unos años, el sillerío de los invitados especiales estaba destinado a la clase política emanada del PRI, a empresarios, dirigentes sociales y hasta eclesiásticos que comulgaban con el Revolucionario Institucional, pero ahora es diferente. Los principales invitados no fueron militantes del tricolor sino de la fuerza política creada por el tabasqueño.

Poco a poco, los morenos han ido ocupando estos espacios debido al crecimiento electoral que tuvo el partido y a que, desde hace tres años, detentan la presidencia de la República.

Hoy, por segundo año consecutivo, el gobernador Alfredo Del Mazo hizo patente la buena relación que sostiene con Andrés Manuel López Obrador.

Del Mazo reconoció abiertamente el apoyo y respaldo que ha recibido la entidad y su gobierno del titular del Ejecutivo federal, y eso provocó una de las tres ovaciones que se registraron en la lectura de su mensaje, las otras fueron para el personal de salud que ayudó en la atención de la pandemia y la última al concluir su discurso.

En primera fila se sentó Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México. Su lugar fue junto a Olga Sánchez Cordero, exsecretaria de Gobernación y presidenta de la mesa directiva del Senado, a quien Del Mazo saludó muy afectuosamente.

También en primera fila estuvieron el senador Ricardo Monreal y Sergio Gutiérrez Luna, presidente de la Mesa Directiva de San Lázaro quienes tuvieron reservado un lugar especial en Palacio de Gobierno, lo mismo que Maurilio Hernández, coordinador de los diputados de Morena en el Congreso estatal y presidente de la Junta de Coordinación Política.

Los otrora poderosos exgobernadores mexiquenses fueron colocados en un extremo del patio central del Palacio de Gobierno y ellos solo merecieron un frío saludo del gobernador en turno. De los ex mandatarios con vida, solo faltó Enrique Peña Nieto, pero ahi estuvieron Alfredo Baranda, Emilio Chuayffet, César Camacho, Arturo Montiel y Eruviel Ávila. Del mazo mostró más aprecio con Camacho, al resto los saludó por encimita.

De los personajes priistas, sólo se pudo reconocer a Beatriz Paredes Rangel y fue muy notoria la ausencia de Alejandro Moreno, líder del priismo nacional, quien no tiene buena relación con  el gobernador mexiquenbse.

De los gobernadores priistas asistieron Héctor Astudillo de Guerrero y Omar Fayad, de Hidalgo, quien llegó un poco tarde.

Al término del evento, los apapachos y los reflectores se los llevaron Sheinbaum y Olga Sánchez Cordero. Los priístas,  así como entraron salieron sin la mayor deferencia del gobernador, salvo con algunos diputados como Alejandra Del Moral , quien demostró el aprecio que le tiene el gobernador Del Mazo.

Los panistas –diputudos y alcaldes, encabezados por el diputado Enrique Vargas, hicieron intentos de demostrar cercanía con Del Mazo y fueron muy insistentes en tomarse la foto con él.

El secretario de Gobernación, Adán Augusto López tuvo una presencia testimonial.

De los aspirantes a la gubernatura faltaron los tres morenos texcocanos: el senador Higinio Martínez; el director de Aduanas, Horacio Duarte y la secretaria de Educación federal, Delfina Gómez, quien contendió contra Del Mazo en 2017.

Comentarios

comentarios