Inicio Destacados El Manual de Maquiavelo 31-07-2020

El Manual de Maquiavelo 31-07-2020

127

Francisco Ledesma / Una crisis prolongada

La cifra de contagios por covid-19 no cede. El semáforo naranja se mantendrá en el Estado de México para la próxima semana, pero estamos muy lejos de recuperar la normalidad acostumbrada, por lo tanto, las actividades públicas y sociales se mantendrán paralizadas por un largo tiempo, lo que supone una crisis prolongada muy probablemente por el resto del año.

A pesar de la apertura económica en la entidad, cientos de miles de comercios tienen una baja afluencia y escasas ventas para subsistir. Un retorno al semáforo rojo sería catastrófico para miles de micro y pequeñas empresas, que sufrirían del cierre definitivo ante la insolvencia para afrontar una crisis inédita.

En una entrega anterior, establecimos la preocupante pérdida de empleos formales e informales, que tendrán consecuencias sociales irreversibles para profundizar la condición de pobreza y marginación en miles de familias.

En el ámbito gubernamental, la semana que concluye reanudaron sus funciones el Poder Judicial y los verificentros. A partir del próximo lunes, el OSFEM retomará sus audiencias y reanudará los plazos y términos legales que suspendió desde marzo pasado. En medio del caos de la nueva normalidad, los procesos legales y administrativos que ahí se desarrollan, permiten transitar hacia la cotidianidad que exige la convivencia social.

Al interior de la UAEM optaron por aplazar el retorno a las actividades presenciales hasta que el semáforo epidemiológico lo permita. Es decir, que mientras el Estado de México se mantenga en naranja, o incluso, pudiera regresar al rojo, las funciones de la Universidad estarán suspendidas.

El gobernador Alfredo Del Mazo apenas retomó sus eventos públicos hace un par de semanas. Con una escueta convocatoria, se mantiene sana distancia y se ha renunciado a la aglomeración que concitaba sus actividades diarias.

El escenario más incierto por ahora resulta el regreso a clases. La recomendación sanitaria implica reanudación de actividades académicas presenciales hasta que se encuentre en semáforo verde. Es tan desolador el panorama, que se prevé que el inicio del ciclo escolar sea en octubre, y por lo que resta de este año, las clases de todos los niveles se realizarán a distancia.

Es impensable apostar a una reducción de los contagios o al hallazgo de una vacuna, cuando la experiencia de otros países ya marca un rebrote de la epidemia, y el riesgo latente de regresar a una jornada de sana distancia que implique cerrar negocios, oficinas, parques y empresas de manufactura.

Es necesario evaluar si las medidas sanitarias tomadas hasta ahora son suficientes para avanzar en el corto plazo hacia los otros semáforos. Todavía hay actividades económicas que esperan el verde para su reapertura como cines y bares, mismos que ya están en un alto riesgo de colapsar por completo.

La brecha digital ha agudizado las condiciones de desigualdad frente a una realidad sorpresiva e inédita que ha suplantado distintos procesos desde las plataformas tecnológicas, aunque está claro no todos tiene el mismo acceso y eso impide que todos avancen en la misma ruta ya sea para realizar sus trámites de gobierno, comprar productos o servicios, o lo más elemental: tomar clases, hacer trabajo desde casa o sostener reuniones laborales.

Los gobiernos no pueden resolverlo todo. No está en su capacidad ni en sus funciones u obligaciones. Pero desde lo deseable, es imprescindible desarrollar políticas públicas que permitan acercar las herramientas básicas para cerrar esa brecha digital ante la incertidumbre que significa una crisis prolongada en el tiempo por la actual emergencia sanitaria.

La crisis puede ser muy prolongada, pero es urgente se pueda atender desde todos los frentes y no solamente el de la salud pública.

La tenebra

Los diputados federales y locales que ya soñaban con placearse entre agosto y octubre con motivo de sus informes para brincar a un nuevo cargo electorero, deberán evitar cualquier acto de promoción que implique aglomeración de personas, más sí estos son acarreados en camiones para mostrar su músculo político.

 

 

Comentarios

comentarios