Inicio El Manual de Maquiavelo El Manual de Maquiavelo 27-11-2020

El Manual de Maquiavelo 27-11-2020

425

Francisco Ledesma / Informe de gobierno o promoción personal

A partir del próximo martes, los 125 alcaldes del Estado de México rendirán su segundo informe de gobierno. Una acción que ha dejado de ser un ejercicio de rendición de cuentas para convertirse en un acto de promoción personalizada de la clase gobernante, respecto de sus principales obras o eventos públicos.

A los presidentes municipales se les han ido dos tercios de su mandato. Entrarán en la recta final de su trienio, muchos distraídos en el propósito de reelegirse o convertirse en diputados.

Desde el pasado 2019, distintos presidentes municipales iniciaron su gobierno con la mira puesta en las elecciones de 2021; y en ese tramo, han preferido administrar la inercia del ayuntamiento, sostener su capital electoral y mantener sus componendas políticas, antes que ejercer el poder municipal conferido.

El gobierno municipal es la célula de poder más cercana a la gente, pero es a la vez, la estructura de mayores limitaciones presupuestales, legales, humanas, materiales e institucionales, lo cual sirve como pretexto y argumento para justificar la poca o nula trascendencia de los alcaldes en su entorno social.

La pandemia por covid-19 es un muy buen ejemplo del limitado concepto de los ayuntamientos mexiquenses. En su mayoría, los presidentes municipales han evitado ejecutar acciones restrictivas o coercitivas que permitan garantizar los protocolos sanitarios: evitan cualquier desgaste de gobierno. Muy pocos han diseñado acciones y estrategias encaminadas al cuidado de la salud de sus habitantes o de impulso en la reactivación económica, bajo el pretexto de que la salud pública no está en la esfera municipal: se denota un vacío de poder.

La emergencia sanitaria ha sido el argumento idóneo respecto de su ejercicio de gobierno, en tanto que disminuyeron las participaciones presupuestales, y en algunos casos cayó drásticamente la recaudación propia, aunque en el caso de esta última pocos presenten las evidencias oficiales.

En el extremo, durante los últimos ocho meses, a pesar de la contingencia de salud, en el Estado de México se han organizado bailes masivos, se han permitido las fiestas patronales, se han abierto giros comerciales restringidos, y todo bajo la permisividad de las autoridades municipales.

En resumen, los alcaldes han sido omisos frente al desafío que ha implicado el covid, y han delegado o simplemente acompañado las tareas a los gobiernos federal y estatal.

En el caso del cobro de impuestos, es una deficiencia histórica. Sin embargo, los presidentes municipales tampoco se preocupan por mejorar su capacidad recaudatoria para tener mayores capacidades financieras, porque eso implicaría un desgaste para su gobierno, su imagen personal y sus intereses electorales.

Lo que sí resalta en los distintos rincones del estado son los abusos del poder público. Los alcaldes ejercen su gobierno para beneficio personal. Quienes hacen del ayuntamiento una agencia de colocación de empleos para sus familiares, en un rampante nepotismo; o quienes hacen uso del presupuesto municipal como si fuese una cuenta de ahorros propia, entre muchos otros lastres de poder.

La autonomía del municipio interpretada como una carta de impunidad para sus intereses personales.

En los siguientes días, los alcaldes pretenderán iluminar su imagen personal con el propósito de ganarse los afectos de las élites políticas de sus partidos, y lograr de nueva cuenta la postulación como candidatos para la reelección. Y con la administración de la inercia ya ejercida, apostar a que el capital electoral sea suficiente para los comicios intermedios del año próximo.

La tenebra

La ambición de poder los mueve: un ejemplo es el priísta Mario Santana Carbajal, quien ha sido cuatro veces presidente municipal, de las cuales únicamente una ocasión concluyó su trienio. En las otras ocasiones saltó a campaña para ser diputado local o reelegirse. El mes de enero solicitará licencia para buscar un espacio en la Legislatura estatal.

Comentarios

comentarios