Inicio El Manual de Maquiavelo El Manual de Maquiavelo 06-08-2021

El Manual de Maquiavelo 06-08-2021

152

Francisco Ledesma / La estructura del millón

El pasado domingo 1 de agosto, salieron a las urnas poco más de 900 mil mexiquenses para votar por el sí de la consulta popular sobre el enjuiciamiento de los expresidentes, que más allá de su repercusión política o jurídica, pone de manifiesto el piso social de Morena hacia futuros procesos electorales.

En términos prácticos, Morena mostró un músculo electoral de casi un millón de mexiquenses dispuestos a refrendar su apoyo al proyecto presidencial de López Obrador, sin importar la cercanía con la elección intermedia, ni tampoco la nula consecuencia legal de la consulta, cuyo ejercicio reviste importancia al reivindicar el discurso de rompimiento con el viejo régimen político y económico.

Para ponerlo en contexto con anteriores elecciones de gobernador, en 1999, el priísta Arturo Montiel alcanzó un millón 371 mil sufragios, en tiempos de un partido hegemónico y sin alternancia en la Presidencia de la República.

Seis años más tarde, Enrique Peña Nieto sumó un millón 801 mil electores, con el despliegue de una estructura electoral diseñada desde el Poder Ejecutivo, lo que permitió una copiosa votación en su camino al Palacio de Gobierno.

En 2011, el ecatepense Eruviel Ávila alcanzó una cifra histórica, como resultado de un efecto Peña y su aspiración presidencial. El candidato del PRI contabilizó 3 millones 18 mil sufragios, en una elección inédita y hasta ahora inalcanzable.

El actual gobernador, Alfredo Del Mazo registró 2 millones de votos, derivado de una alianza entre PRI, PVEM, Nueva Alianza y PES; apenas suficientes para asumirse como ganador de la contienda en 2017.

En contraste, Morena puede presumir ser la primera fuerza política del Estado de México por tercera elección consecutiva: en 2017, con un millón 871 mil sufragios; en 2018, arrasó con tres millones 500 mil votos; y en los recientes comicios de 2021, sumó casi dos millones 400 mil electores.

Tras la consulta popular del domingo pasado, Morena puede asumir una estructura electoral de casi un millón de ciudadanos, que reivindicaron su simpatía ideológica y política con López Obrador, en cuyo escenario, bastaría con que, cada uno de esos electores promoviera dos votos más, para alcanzar una cifra de tres millones de votantes hacia la elección de gobernador de 2023.

Con tres millones de sufragios, Morena daría un paso al frente de la elección de gobernador, sin importar su candidatura; y sería prácticamente invencible, con todo y las alianzas electorales diseñadas por el prianismo en otros estados.

De ese tamaño y peso, es la importancia de la pasada consulta popular, que pudo ser estéril para los efectos jurídicos de su origen; pero ha mantenido vigorosa a la estructura electoral del morenismo mexiquense, muy a pesar de las divisiones y fracturas internas que manifiestan sus grupos locales.

Dentro de siete meses, el engranaje morenista tendrá otra cita con las urnas, en la eventual revocación de mandato del presidente López Obrador, y será una nueva medición respecto de quienes simpatizan con la Cuarta Transformación.

El ejército lopezobradorista tendrá su prueba de fuego en 2023, cuando esté en juego la gubernatura del Estado de México, y en su horizonte se contemple mantenerse como primera fuerza electoral por cuarta elección consecutiva.

Por ahora, las expectativas triunfalistas que se habían construido en el discurso priísta derivado de los 51 ayuntamientos que gobernarán a partir de 2022, podrían reconfigurarse cuando se toma en cuenta la base social de Morena.

El Estado de México se mantiene como uno de los últimos cuatro bastiones priístas, pero con un millón de soldados morenistas que lo quieren derribar.

La tenebra

En 2005, Rubén Mendoza alcanzó 936 mil votos.

En 2011, Luis Felipe Bravo sumó 598 mil sufragios.

En 2017, Josefina Vázquez Mota contó 682 electores.

En 2021, Morena sumó más de 900 mil votos en una consulta popular.

Y el panismo piensa estar en condiciones de proponer al candidato de la alianza. Ellos no están preparados para esta conversación.

Comentarios

comentarios