Inicio El Manual de Maquiavelo El Manual de Maquiavelo 03-09-2021

El Manual de Maquiavelo 03-09-2021

131

Francisco Ledesma / El regreso de la marea roja

Enfundados en una chamarra roja, la mañana de este jueves veintitrés legisladores arribaron a la sede del Poder Legislativo, como preludio del regreso de la marea roja para dar la última batalla política y electoral por reivindicar el proyecto del gobernador, Alfredo Del Mazo Maza. Los integrantes de la bancada priísta han reiterado, desde la campaña electoral, que su objetivo transita por garantizar la gobernabilidad en lo que resta del sexenio actual.

Del ejército priísta que defenderá los intereses delmacista en la próxima Legislatura, una decena ha formado parte, en algún momento, del gabinete estatal -entre subsecretarios y secretarios-, lo que pone de manifiesto no sólo su cercanía con el mandatario en turno, sino además su ascendencia entre la clase gobernante identificada con el Grupo Atlacomulco.

Los secretarios delmacistas son: Del Moral, Jacob, Evelyn, y Aurora; los subsecretarios: Quiroz, Sobreyra, Aguilar, Izquierdo y Elías Rescala, el comandante en jefe que marcará los tiempos políticos y el discurso de interlocución de mayor cercanía con el mandatario estatal.

Los espacios que asumirán los veintitrés diputados mexiquenses representan duplicar la presencia y por tanto el margen de control en el Congreso local, pero además, cada uno en su nicho de responsabilidad, se convertirá en un operador político hacia los desafíos electorales de 2023 y 2024, en cuya batalla se busca reivindicar la última trinchera, que es también la más importante, de los escasos cuatro bastiones priístas que ha dejado la oleada morenista en cuatro años.

Es decir, la bancada tricolor se distingue también por los rasgos de operación política que deberán desempeñar en el futuro.

En la fracción roja, hay seis diputados con experiencia legislativa, y con un tramo recorrido en ganar elecciones, tanto en zonas rurales como urbanas: Santana, Jacob, Parra, Mejía, Urbina, Alejandra y Sobreyra. A ellos se suman Paola e Izquierdo con un tránsito en la carrera parlamentaria. Junto a dos legisladores que vienen de ganar su tercera elección al hilo: Esquer y Cervantes.

También hay pinceladas de una renovación generacional con legisladores que no rebasan los 35 años, pero que desde diferentes posiciones han pasado por los cargos de alcaldes, regidores y diputados suplentes; sin embargo, poco abonarán si esa construcción no se reivindica con las juventudes, cuya ruta legislativa debe ir más allá de los lugares comunes, y avanzar en una agenda progresista en la defensa de sus derechos y libertades.

Los jóvenes entre 18 y 29 años serán fundamentales en las elecciones venideras.

De las veintitrés posiciones alcanzadas en la Legislatura mexiquense, catorce son diputados por mayoría, es decir, ganaron su lugar en la votación directa. En conclusión, su mayor fortaleza es construir estructuras electorales.

La marea roja está de vuelta, y desde ahora ya se encarga de ocupar los espacios en el pleno legislativo, los vacíos mediáticos que se habían dejado en el abandono por la displicencia de sus antecesores, y el recorrido social para mantener vigente sus estructuras mediante un activismo asistencial.

A escasos tres días de su toma de posesión, los veintitrés diputados priístas arribaron a la sede del Poder Legislativos enfundados en la chamarra roja que distingue a los eventos proselitistas del partido, sabedores de que ha comenzado la batalla más trascendente para la prevalencia del Grupo Atlacomulco, y el mensaje es contundente: están de vuelta y no se les puede dar por vencidos.

La tenebra

El ejército morenista también asume que la batalla más trascendente no está en la agenda legislativa, sino en la construcción de un basamento electoral. En esa ecuación, los alcaldes y los diputados locales son decisivos para el futuro.

Comentarios

comentarios