Inicio Opinión El Manual de Maquiavelo

El Manual de Maquiavelo

398

Francisco Ledesma / El Gran Hackeo (en México)

El pasado viernes 26 de julio, se estrenó el documental denominado El Gran Hackeo en la plataforma de streaming de Netflix, el cual pone al descubierto la operación inusual de la empresa Cambridge Analytic para incidir en las elecciones del Brexit en Reino Unido y en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016, pero que podría haber tenido un impacto en la realidad mexicana.

El relato es revelador, acerca del uso inadecuado de las “benditas” redes sociales, en tanto que el consorcio británico pudo tener acceso a los datos privados de millones de usuarios de Facebook, para determinar sus preferencias, sus perfiles sociales y a partir de esa información privilegiada, diseñar una estrategia de comunicación capaz de convencer a los indecisos a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, y en su momento de alcanzar lo que parecía inimaginable: el triunfo del candidato republicano, Donald Trump.

¿Qué hizo Cambridge Analytic para alcanzar sus objetivos? Un gran hackeo con la autorización de la red social más popular del mundo. A través de una minería de datos (Big Data), determinó los temores y los afectos de millones de votantes, para definir un diseño discursivo en la campaña de Trump que posibilitó, contra todos los pronósticos, vencer a la demócrata Hillary Clinton.

En Estados Unidos le bastó con delinear sus acciones en cuatro estados de la Unión Americana, en una base de 200 mil votantes, a los que determina como “persuasibles”, que en México podríamos denominar el voto volátil o indefinido, cuya decisión en la recta final derivó en el triunfo de Trump.

Los datos personales alojados en las redes sociales posibilitaron la identificación y el posicionamiento de dos mensajes prioritarios: el discurso antimigrante que hasta la fecha marca un referente en la acción de gobierno del mandatario; y la definición de Hillary Clinton como parte de la clase gobernante más corrupta.

No sólo eso, Cambridge Analytic reconoce haber viralizado videos y fake news (bulos en su definición al español) que aparecían en las redes sociales de los votantes “persuasibles”, que se decantaron a favor de los republicanos.

El resto, por todos conocidos, no sólo tiene sus implicaciones políticas en el triunfo de Trump, sino además en la protección de los datos personales, una situación en que las redes sociales aún deben explicaciones y acciones.

En la trama, aparece de manera subrepticia la política mexicana, en un expediente que puede abrir una caja de pandora para quienes pretendan indagar sobre el impacto de las redes sociales en las más recientes elecciones.

Britanny Kaiser, una de las protagonistas del documental de Netflix, es exempleda de Cambridge Analytic, quien revela el entramado ejecutivo de sus estrategias digitales. En una de las escenas, se aprecia su agenda personal del año 2015, con una serie de reuniones para ofertar sus servicios por todo el mundo, y México estaría incluido en esas citas de trabajo para abrir su mercado.

El calendario suelta datos reveladores: Una reunión el 8 de septiembre con “Mexican Guber…”; y semanas más tarde, el 3 de octubre otra cita agendada identificada como “Meet Aurelio N…”. En el listado mexicano también aparecerían clientes potenciales de la firma británica con quienes sostuvo encuentros con fines laborales: Centro Fox, del expresidente Vicente Fox, CEMEX, Grupo Modelo, Bimbo e IMSS.

El documental se enfoca en develar las acciones instrumentadas en Reino Unido y Estados Unidos, aunque reconoce haber intervenido en temas electorales en diversas partes del orbe. Los datos mexicanos sólo forman parte de la agenda de trabajo de Britany Kaiser, pero hasta ahora es imposible determinar si alguna de esas reuniones con Mexican Guber o Aurelio N y demás instituciones o personas, tuvieron alguna concreción laboral, y en su momento una estrategia ejecutada en el país.

Tras esas reuniones de octubre de 2015, la democracia mexicana fue testigo de las elecciones de 2017 cuando se renovaron las gubernaturas del Estado de México, Coahuila y Nayarit; y en los comicios presidenciales del año pasado, donde más de 50 millones de mexicanos salieron a las urnas.

Lo que es innegable es que, en las más recientes votaciones, todos los partidos sin excepción alguna, han hecho uso de las redes sociales para potenciar sus estrategias electorales mediante el uso de bots, fake news y una viralización informativa que ha logrado persuadir a los votantes a partir de la información contenida en sus redes sociales, sobre sus afectos, sus miedos, sus ideales.

La tenebra

Alejandro Moreno Cárdenas no se conformará con cualquier victoria por la dirigencia nacional del PRI el próximo 11 de agosto, se requiere de un triunfo abrumador, y para ello se han fijado metas a los comités estatales que le han mostrado su apoyo. Alejandra del Moral tiene un largo desafío cuando ni la totalidad de su gabinete aparece en el padrón de votantes.

Comentarios

comentarios