Inicio Ecléctica Ecléctica 20/08/2020

Ecléctica 20/08/2020

565

Por Israel Dávila / Sin posibilidad a reelegirse

La reelección fue concebida entre otras cosas, como un mecanismo de evaluación de los gobernantes municipales y con ello poner en manos de los ciudadanos la posibilidad de premiar a aquellos que tuvieron una buena gestión o bien castigar a quien no cumplió las expectativas en un primer periodo de gobierno.

Pero uno de los efectos perniciosos que trae consigo la reelección es la creación de caciques capaces de controlar todo lo que sucede bajo sus dominios territoriales, por los seis años que estuvieron en el poder.

En México, hay muchos ejemplos de alcaldes que se han convertido en señores feudales que controlan prácticamente todo, y aunque no tenían la posibilidad de la elección consecutiva, dejaban en el cargo a incondicionales, que al paso de un periodo de gobierno, les devolvían el poder de manera formal. Para muestra Aarón Urbina en Tecámac, que durante 12 años seguidos pasó de ser alcalde a diputado local, regresó como alcalde, volvió a ser diputado y nuevamente alcalde.

En el Estado de México, en el proceso electoral del 2018, por primera vez se permitió la reelección tras la reforma legal del 2014. Los presidentes municipales pudieron someterse a una evaluación ciudadana a través de las urnas y de los 38 alcaldes que buscaron la elección consecutiva, solo 20 lo lograron.

De estos 38 ediles que buscaron reelegirse, 23 eran del PRI, 8 del PAN, 6 del PRD y uno de MC.

De los 23 munícipes priistas que buscaron permanecer en el poder, solo siete lo lograron; de los ocho del PAN, siete lo consiguieron; del PRD alcanzaron a reelegirse cinco de seis alcaldes y el vigésimo en lograr mantenerse en el cargo gracias a la elección consecutiva fue el de Tepotzotlán de Movimiento Ciudadano.

Hoy, a poco menos de nueve meses de la elección constitucional para renovar los ayuntamientos mexiquenses, la reelección será uno de los mecanismos a los que recurran los partidos, incluido Morena, para tratar de conservar sus feudos.

La mayoría de los alcaldes buscarán convencer al interior de sus partidos que merecen permanecer en el gobierno durante tres años más y pretenden que se les permita la reelección. Sin embargo, hay veinte presidentes municipales que ya no podrán hacer uso de esta figura, pues la utilizaron en 2018 para encabezar otro periodo de gobierno.

La Constitución local y la Ley Electoral del estado solo permiten la elección consecutiva por un periodo, por lo que estos veinte alcaldes están impedidos a reelegirse.

Estos veinte presidentes municipales han generado estructuras de control muy poderosas dentro de sus municipios y por ello buscarán incidir en determinar a su sucesor, para no perder el poder en sus demarcaciones.

Algunos tienen la tentación de dejar a esposas, hermanos, hijos o hasta sobrinos en el poder, otros buscarán a amigos o colaboradores incondicionales a quienes puedan seguir ordenando a distancia.

Del PRI, ya no se podrán reelegir los alcaldes de Villa Victoria, Mario Santana Carbajal; Iván de Jesús Esquer, en Jocotitlán; Mauricio Osorio en Valle de Bravo y Miguel Ángel Hernández en Sultepec, todos ellos con una gran ascendencia política en sus regiones. Ellos buscarán por todos los medios imponer a su sucesor.

Otros priistas que no se podrán reelegir y que tienen menos control dentro de sus municipios son Marisol González, de Jiquipilco y Julio César Serano, de San Mateo Atenco, quienes difícilmente podrán incidir en su reemplazo en la presidencia municipal si el elector opta por el PRI.

En el PAN, quienes ya no se podrán reelegir, pues ya lo hicieron una vez son  Enrique Vargas del Villar, en Huixquilucan, quien no solo tiene el control del municipio, sino literalmente de todo Acción Nacional y será quien termine de palomear a los candidatos que postule este partido.

Tampoco se podrá reelegir Leticia Zepeda, de Chapa de Mota, quien ya fue alcaldesa en tres periodos, y su tío en uno más, lo que refleja el poder político de su familia en el municipio que buscará conservar a través de un tercero.

Miriam Escalona Piña, de Melchor Ocampo; Jorge Espinoza en Soyaniquilpan; Luis Castro Chimal, de Huehuetoca y Héctor Quezada, de Temascalapa, también poseen mucho poder en sus territorios y terminarán incidiendo en quien será el candidato del PAN en sus demarcaciones. Ellos pareciera que encaminan a sus secretarios del Ayuntamiento como su relevo natural.

Por el PRD, Tomas Suárez de Cocotitlán y Félix Gallegos, de Amatepec, harán lo posible por dejar a su sucesor en las alcaldías; en Tultepec, pese a la muerte de Armando Portuguez, quien fue alcalde en tres periodos distintos, su familia, terminará incidiendo en el candidato que postule el partido del sol azteca y en Neza, Juan Hugo de la Rosa tampoco podrá reelegirse pero al haber renunciado al partido que lo llevó a poder buscará que uno de sus cercanos pueda ser postulado por otro partido político.

En Tepotzotlán, no hay duda de que Ángel Zuppa  defina quien lo podría suceder y está pensando en que sea un integrante de su familia.

Comentarios

comentarios