Inicio Noticias Antorcha Campesina y Eruviel: un matrimonio al borde de ruptura

Antorcha Campesina y Eruviel: un matrimonio al borde de ruptura

718
Efrén Rojas. La advertencia.

Efrén Rojas. La advertencia.

Redacción

El conflicto entre Antorcha Campesina y el Gobernador Eruviel Ávila parece no tener un final inmediato, ni mucho menos una solución favorable. El movimiento antorchista insiste en que el mandatario mexiquense ha incumplido sus compromisos de campaña. Ayer, Efrén Rojas, secretario general de gobierno, lanzó la advertencia de que no caerán en presiones, ni chantajes por parte de grupo alguno.

Antorcha Campesina, liderada por Jesús Tolentino Román Bojórquez y Maricela Serrano, han emprendido en el último año y medio, al menos unas diez marchas que han colapsado la capital mexiquense, para exigir a Eruviel Ávila frente la persecución política en su contra, y cumpla con promesas de campaña pendientes de ejecutar en el oriente de la entidad.

Esta semana, una decena de lonas fueron desplegadas en los puentes peatonales del Paseo Tollocan, para denunciar que Eruviel firma ante notario y no cumple sus compromisos. Ya durante su segundo informe de Gobierno, ocurrido la semana pasada, los antorchistas promovieron el hashtag #EruvielMienteenGrande, y el tono de cosas parece elevarse.

También en días pasados, legisladores priístas afines a Eruviel, deslizaron la posibilidad de solicitar la expulsión del partido tanto de Maricela Serrano –alcaldesa de Ixtapaluca-, como de Jesús Román –diputado federal-.

La reacción fue inmediata. El próximo 3 de noviembre, Antorcha Campesina ha convocado a una movilización masiva en el Estadio Azteca, en una protesta colectiva al gobierno encabezado por Ávila Villegas, a quien acusan de bloquear las finanzas municipales de los ayuntamientos dominados por Antorcha Campesina.

Este miércoles, Rojas Dávila advirtió a Antorcha Campesina, que el gobierno no va a titubear en aplicar todo el peso de la ley a quienes transgredan el Estado de Derecho.

El funcionario mexiquense insistió su disposición al diálogo, sin embargo, acusó que Antorcha no ha querido lograr acuerdos.

“El gobierno no va a titubear de aplicar la ley cuando sea necesario, ustedes lo saben perfectamente que nuestro país tiene un ejercicio democrático, el Estado de México también, y sí, efectivamente, a veces es preferible correr los riesgos del ejercicio de la libertad, pero será hasta cierto punto. Los derechos de unos terminan donde empiezan los derechos de otros, y ahí debemos ser muy cuidadosos”, sostuvo.

Frente a la declaración lanzada por Rojas Dávila, se prevé que Antorcha Campesina tenga una respuesta en las próximas horas, como ha ocurrido en las reacciones más recientes frente al gobierno estatal.

 

Un vínculo añejo

La relación política entre Eruviel Ávila y Antorcha Campesina se remonta a la precampaña electoral de 2011, cuando Jesús Tolentino Román rechazó por completo la posible candidatura de Alfredo del Mazo Maza –actual director general de Banobras-, y ofreció el capital político de su organización al entonces alcalde de Ecatepec, a la postre abanderado priísta.

Ya en campaña, Antorcha Campesina prometió que aportaría cerca de 500 mil votos para la causa eruvielista. Y en Chimalhuacán, entonces gobernado por Tolentino, organizaron uno de los mítines más numerosos del proselitismo de Ávila.

A dos años de aquella aventura electoral, la relación política entre Antorcha y Eruviel se encuentra al borde de la ruptura, pues la organización priísta se ha convertido en el principal opositor al gobierno, por encima de la oposición política representada por el PAN y PRD.

Las condiciones avizoran que lejos se encuentra un acuerdo mutuo entre las partes. Antorcha pretende que se cumplan todos los intereses que persigue, incluida la intención de ampliar su presencia en el servicio del transporte público de pasajeros.

Mientras que Eruviel permanece entrampado, impedido en ceder a todas las pretensiones de Antorcha, y con la consigna de que sean un activo de su gobierno, y no los furibundos detractores de su gestión.

 

 

Comentarios

comentarios