Redacción

Toluca, Edomex. 15 de enero 2015.- En la agonía del encuentro, los Diablos Rojos del Toluca lograron un triunfo sufrido, con anotación de en tiempo de compensación, producto de un cabezazo de Marco Bueno, para sumar tres puntos a la causa escarlata frente a los Gallos Blancos de Querétaro, en la jornada 10 del Clausura 2015.

La victoria choricera, permitió al cuadro mexiquense sumar 15 unidades y meterse de lleno a zona de calificación, en el octavo sitio de la Tabla General.

Victoria sufrida. Toluca se mete a zona de liguilla. Foto Agencia MVT.
Victoria sufrida. Toluca se mete a zona de liguilla. Foto Agencia MVT.

En un juego semilento, marcado por un intenso frío en pleno infierno y una incesante lluvia que no favoreció el espectáculo del partido.

Las llegadas de mayor peligro vinieron por conducto del Toluca. En el arranque del partido, Marco Bueno tuvo disparos a los minutos 7 y 36, y uno más de Carlos Esquivel al 37 de acción, que se fueron desviados del arco.

El ataque de mayor peligro fue un remate de cabeza del paraguayo Paulo da Silva, que no terminó en gol por la intervención oportuna del guardameta visitante, Tiago Volpi, al minuto 21 de tiempo corrido.

El ataque visitante fue escaso. En la primera mitad sólo se contó con una llegada por medio de Orbelín Pineda, cuyo disparo fue desvaído por Alfredo Talavera.

Para la segunda mitad, Toluca tuvo las opciones más claras.

Édgar Benítez, Carlos Esquivel y Marco Bueno apedrearon la puerta queretana sin éxito en sus aproximaciones.

Ya en tiempo de compensación, Bueno remató de cabeza al minuto 91, para marcar el único gol del encuentro y darle tres puntos de oro a los Diablos Rojos que ya para entonces parecía habían firmado el empate.

Los últimos diez minutos de acción, el equipo de Querétaro jugó con diez hombres, por la acumulación de doble amarilla de George Corral.

El aspecto emotivo del encuentro ocurrió al minuto 70 de acción, cuando ingresó a la cancha el ídolo del Toluca, el hoy mediocampista queretano, Antonio Naelson “Sinha, quien de regreso al Nemesio Diez, pudo pisar de nuevo la cancha en que vivió momentos de gloria, y en ese instante la afición choricera lo ovacionó sin dudarlo.

A pesar de la expectativa generada, Ronaldinho ni siquiera hizo el viaje a la capital mexiquense por lesión, y por tanto se perdió del encuentro con la escuadra queretana.

Comentarios

comentarios