Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

833
Compartir
Foto Archivo

Toluca, Edomex. 26 de octubre de 2017.- La reaparición pública del exgobernador Arturo Montiel no es una mera casualidad. A poco más de un mes del ascenso al poder de Alfredo del Mazo, el grupo político con menor representación en la estructura gubernamental y partidista es el identificado con el montielismo. A manera de reclamo, Montiel busca incidir en la inclusión de la clase gobernante más influyente de los últimos quince años en el reparto de candidaturas. Su retorno a la política, como lo anunció, implica incidir a favor de sus más cercanos, para mantener espacios de poder público y toma de decisiones.

Fallidamente, Montiel y los suyos buscaron colocarse al frente de la Secretaría de Desarrollo Social en el gobierno mexiquense; y posteriormente con la Secretaría de Organización en el priísmo local. En contraparte, de forma extraoficial, se conoce que Del Mazo ha ofrecido cargos menores que el grupo montielista ha rechazado. En el horizonte, se advierte que Alfredo no dará espacios de tanta injerencia al exgobernador, mientras que Montiel no termina por entender que el ascenso delmacista representa un clivaje al que deberá ajustarse y reconocer que sus mejores tiempos han pasado.

—————–

Andrés Manuel López Obrador ha revivido las versiones del complot en su contra para defender a líderes del Partido del Trabajo que son acusados de desviar recursos por 100 millones de pesos. En particular, López Obrador achaca al gobierno de Peña Nieto de orquestar la andanada contra el PT, como consecuencia de la declinación del exalcalde de Metepec, Óscar González a favor de su candidata Delfina Gómez en la elección de gobernador. La paranoia lopezobradorista defiende sin mucho éxito a un partido secuestrado por un puñado de políticos durante más de veinte años.

Óscar González es un camaleón político al servicio del mejor postor para mantener sus privilegios. El eterno líder del PT en el Estado de México ha logrado su permanencia en el poder público gracias a componendas con el priísmo, del que públicamente reniega pero que privadamente acuerda. Tras la elección de 2015, cuando el PT estaba a punto de perder su registro, fue el priísmo mexiquense quien ayudó a Óscar en la elección extraordinaria de un distrito electoral en Aguascalientes. Ahora Óscar se dice víctima de un partido y una clase gobernante que le ha financiado su vida política y personal en las últimas dos décadas.

——————–

En el escándalo que encierra la reciente destitución del fiscal de delitos electorales, Santiago Nieto, la toma de decisiones del priísmo al interior del Senado de la República ha recaído unipersonalmente en el experimentado, Emilio Gamboa Patrón. Al margen y como simple espectadora ha quedado la senadora Ana Lilia Herrera, que tanto presumió su ascenso a la Jucopo en medios locales en semanas pasadas, como un mero pago político a la candidatura de gobernador que recayó en Alfredo del Mazo.

La afición por el golf y su largo camino político, han permitido a Emilio Gamboa retomar la confianza del peñismo para asumir el control senatorial, y desplazar a Ana Lilia que ha quedado como mero muestrario de mascadas para aparecer en la foto, pero sin grandes injerencias en el control político del Senado.

 

Comentarios a [email protected]

 

Comentarios

comentarios