Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

893
Compartir

Toluca, Edomex. 16 de abril de 2018.- Como nunca antes, en el PRI del Estado de México se han desclavado candidatos a diputados federales y alcaldes. En algunos casos, la toma de decisiones han sido inexplicables, ante un eventual temor por la derrota electoral; en otras situaciones, se debió ceder a las componendas del poder con sus aliados políticos. Lo cierto es que, hasta ahora el registro de candidaturas sólo causa una incertidumbre absoluta. Nadie descarta que Ernesto Nemer siga haciendo ajustes hasta en tanto no arranque de manera oficial las campañas electorales.

En el caso de los candidatos a diputados federales que fueron bajados de la contienda destacan Diego Moreno Valle y Perla Monroy Miranda. Ambos solicitaron licencia a la Legislatura del Estado de México con el propósito de contender por una diputación federal. Incluso se inscribieron en el proceso interno priísta y fueron electos al interior de su partido. De última hora, Diego Moreno – oriundo de Santiago Tianguistenco y uno de los operadores políticos más cercanos a Cruz Roa- fue desplazado por Luis Carballo, quien entró como candidato del Partido Verde. El priísta recibió ofertas por parte de Morena para encabezar alguna candidatura electoral pero fue arropado por la dirigencia priísta  para evitar que emigrara con la oposición, como lo hizo su compañero Antonhy Vargas, quien aceptó la candidatura para la presidencia de Tejupilco, por parte del partido que fundó López Obrador.

Mientras que Perla Monroy -hija del líder sindical Amador Monroy- fue sustituida de último momento por Jesús King Flores -quien ya fue regidor por el PRD y el Partido Verde, en las alcaldías de Marco Antonio Rodríguez y Pablo Basáñez, respectivamente-. El priísmo ofreció a Perla contender por la sindicatura de Tlalnepantla, pero el escenario es tan complicado, que la legisladora local prefirió regresar a su curul en el congreso mexiquense. En redes sociales, todavía hay testimonio de que Monroy había sido electa candidata a diputada federal, pero se ha quedado con las manos vacías, y un priísmo incapaz de respaldar sus propios procesos internos.

En el caso de los candidatos a alcaldes, se distingue la renuncia intempestiva de Pablo Peralta en Huixquilucan. La contienda es tan compleja, que prefirió abrir paso a Arturo Martínez Alfaro, quien de paso renunció a la candidatura a diputado local. Mientras que David Sánchez Isidoro -arropado por José Manzur Quiroga- fue sustituido por enfrentar un proceso judicial. Lo mismo en el caso de Teotihuacán, Arturo Cantú Nieves, que estaba encaminado a buscar la reelección, pero cuya candidatura fue insostenible entre la militancia priísta. Ajustes y más ajustes, que parecen el preludio de una tragedia electoral en julio entrante.

———————

El fin de semana, la agrupación política denominada Ruta 5 que encabeza Manuel Espino, se decantó por apoyar la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador. Gran parte de quienes lo acompañan, son expanistas conservadores, mismos que fueron artífices de la guerra sucia en contra del tabasqueño en la campaña presidencial de 2006, cuando Andrés Manuel era “un peligro para México”, y ellos se desvivían por Felipe Calderón. Sin embargo, luego de sostener encuentros con los candidatos presidenciales, han decidido que sus convicciones políticas pueden favorecer a López Obrador y su Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Motivados por la competencia del poder público, han dado un giro elección tras elección. Hace doce años respaldaron a Calderón, desde las filas panistas. En la pasada elección presidencial, Espino y su organización, mostraron su afecto al puntero en las encuestas, para favorecer la candidatura del priísta, Enrique Peña Nieto. Ahora las preferencias electorales marcan como favorito a López Obrador, y Espino con su grupo político, ha decidido inclinarse a favor de su candidatura.

Comentarios a [email protected]

 

Comentarios

comentarios