OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

Foto Archivo

Toluca, Edomex. 15 de junio de 2017.- Alfredo del Mazo arrancará la etapa más complicada tras ser candidato a gobernador, y no precisamente es la defensa jurídica de su triunfo electoral. En los próximos tres meses, Del Mazo deberá consolidar componendas que le permitan representar a los distintos grupos políticos en su equipo de transición y su gabinete. En campaña, todos suman, pero a partir de este momento, es cuando todos restan. Las élites políticas han comenzado el arrebato del poder público.

Alfredo deberá buscar acomodo a los grupos de poder que representan Montiel, Chuayffet, Pichardo y Camacho. Sin dejar de lado a su padre, Del Mazo González, y por supuesto a Peña Nieto. El menos favorecido por el momento político será Eruviel Ávila. El círculo delmacista ha encontrado en las derrotas de Ecatepec, Tecámac, Coacalco y Cuautitlán Izcalli, la excusa perfecta para desterrarlos. Hay un puñado de integrantes del gabinete federal que buscarán incidir en el reacomodo político: Videgaray, Ruiz Esparza, Miranda, Navarrete y Lino.

—————–

Elizabeth Vilchis. Renuncias.Elizabeth Vilchis será secretaria de Educación para los últimos 90 días del sexenio de Eruviel Ávila. Al inicio de su mandato, Vilchis fue una grisácea secretaria de Desarrollo Social reemplazada por Arturo Osornio. En los últimos diez meses le fue creada la subsecretaria general de Educación, desde donde ordenaba al resto de los subsecretarios y los directores generales. Ana Lilia ahora sí renunció. Ella pensaba dimitir en enero pasado, y hasta algún medio nacional voló una retirada, más tarde desmentida. Herrera se topó con Del Mazo, y sólo completó la campaña como secretaria para disfrazar su fallido intento por la gubernatura.

En la Cámara Alta, Lorena Marín sirvió de porrista a favor de Ana Lilia, a quien destapó en un foro en la sede senatorial. La exsecretaria general del priísmo mexiquense tampoco cumplió el año como senadora. Hace doce meses renunció a una dirección general a Eruviel. Y ahora en el grupo delmacista queda con claridad no encontrará acomodo.

————–

Los cambios del gobierno federal serán un preludio de alistar la sucesión presidencial, sin embargo, podrían suscitarse hasta transcurrido el quinto y penúltimo informe de Enrique Peña. Mientras tanto, se podría consolidar la baraja de precandidatos priístas, que correrán en los próximos siete meses para buscar la nominación presidencial. Los precandidatos no serán más de cinco, y si alguien llega a Desarrollo Social, será como operador y no como aspirante.

Al igual que en el caso de los comicios mexiquenses, el gran elector será el presidente, y desde su toma de decisiones se ungirá al abanderado priísta, al que el resto deberán sumarse. A diferencia del Estado de México, no podrá ponerse por delante alguna relación familiar, sino aquella candidatura que tenga potencial de crecimiento, porque el priísmo arranca de muy atrás y tardíamente ante López Obrador, Margarita Zavala, Ricardo Anaya, Miguel Mancera y anexos.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios

Artículos similares

476

426