Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

349
Compartir

Toluca, Edomex. 13 de junio de 2018.- Andrés Manuel López Obrador ganaría la elección presidencial con cerca de 18 millones de votos. Esas son las estimaciones que le aportan proyecciones de las encuestas más recientes. Es prácticamente la misma cantidad de votos obtenida por Enrique Peña Nieto hace seis años. La ventaja entre Andrés Manuel y Ricardo Anaya, es al menos de dos dígitos. Muy detrás aparece José Antonio Meade, arrastrando a muchos candidatos priístas, particularmente en zonas urbanas de todo el país.

De confirmarse la premisa, el Estado de México le aportaría 2 millones 200 mil sufragios a Andrés Manuel. En resumen: son 200 mil votos más para Morena respecto del año pasado, pero son 300 mil votos menos que los conseguidos por el mismo López Obrador en la elección presidencial de 2006. A partir de esas estimaciones el priísmo mexiquense puede hacer proyecciones electorales. La maquinaria electoral puede ser suficiente para mantener bastiones intactos.

En la elección de senadores, el escenario es devastador. Algunas proyecciones ponen al priísmo como la cuarta fuerza en la conformación del Senado de la República; detrás de Morena, PAN y PRD. El PRI sólo tendría condiciones para ganar de uno y hasta tres estados. Morena podría imponerse entre 18 y hasta en 20 entidades. El Frente de PAN y PRD alcanzaría una victoria en una decena de estados. El priísmo en 22 estados va en tercer lugar, incluido el bastión del Estado de México.

De los 128 senadores en disputa: la alianza PRI, PVEM, Nueva Alianza podría alcanzar apenas 15 senadores. César Camacho y Alejandra del Moral estarían fuera. Eruviel Ávila y Lorena Cruz serían senadores sin ir a las urnas. Entre PAN, PRD y MC se dividirían alrededor de 49 senadores. Juan Zepeda entrará sí o sí. Mientras que de Morena, PT y PES, se establece que alcanzaría 61 senadores. Muy cerca de la mayoría legislativa a la que está enfocada la estrategia electoral de López Obrador en la recta final.

Es increíble que sin una campaña abrumadora, Delfina Gómez e Higinio Martínez vayan a la cabeza de las encuestas por el Senado de la República. Tal parece que Delfina e Higinio ni siquiera hacen proselitismo. Ambos están enfocados en revisar sus estructuras para vigilar más de 19 mil casillas. Resulta un exceso de confianza, pero están seguros que el efecto AMLO será suficiente para instalarse en la sede senatorial de Paseo de la Reforma.

Alejandra del Moral tendrá un descalabro electoral monumental. Hace un año, en su calidad de presidenta del PRI, sucumbió ante Morena, y ubicarse como segunda fuerza política. Ahora lidiará con una derrota, de la que anticipadamente culpa a la marca priísta y a la desastrosa campaña de Meade. La panista Fernanda Rivera también estará excluida de los senadores mexiquenses. Los votos panistas servirán para que Juan Zepeda se convierta en senador por primera minoría.

 

 

Comentarios a [email protected]

 

Comentarios

comentarios