OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

Toluca, Edomex. 13 de junio de 2017.- En las últimas horas se esparció la especie de que Ana Lilia Herrera Anzaldo -tras su frustrado intento por convertirse en candidata a gobernadora- dejará el gabinete de Eruviel Ávila para regresar a su curul en el Senado de la República. La exalcaldesa de Metepec se incorporó al equipo eruvielista, apenas el pasado 30 de junio, como la apuesta ecatepense para suceder al actual mandatario. En la recta final, Herrera se metió a la tercia de precandidatos, sin el resultado que ella hubiera querido.

Desde Los Pinos le cerraron el paso, para ungir a Del Mazo como heredero del poder público, y afianzar a la élite dinástica de Atlacomulco, que muchos consideraban derrumbada. En el gabinete eruvielista, daban por descontado a Ana Lilia como candidata para afrontar una elección entre mujeres, erigir a un grupo al que llamaban Metepec -al que gobernó la secretaria de Educación-, y preservar la hegemonía de Ecatepec, municipio del cual Herrera es originaria.

Lo cierto es que Ana Lilia perdió la proyección política del Senado de la República, mientras que la Secretaría de Educación sólo fue un escaparate para placearse en escuelas públicas y privadas. Por instrucciones de Eruviel, se creó una subsecretaría general de Educación, a cargo de Elizabeth Vilchis, quien asumió las tareas administrativas, en tanto Herrera promocionaba su aspiración a la gubernatura. A la estrategia fallida, se anticipa que Ana Lilia retorne como senadora, Elizabeth ascienda como titular de Educación; y la menos feliz sea Lorena Marín, para despedirse de su corta estancia como senadora.

eruviel_erasto_planamayor1Otras grandes dudas existen en el entorno eruvielista concluida la elección, y es sobre el eventual retorno de sus principales operadores políticos. Erasto Martínez y Carlos Aguilar, abandonaron sus cargos como jefe de oficina del gobernador y coordinador de imagen institucional. El primero, se convirtió en el vicecoordinador de la campaña; y el segundo, controló la relación pública y comercial de Alfredo del Mazo con los medios de comunicación. A tres meses de concluir el eruvielato, podrían retornar y apostar por mantenerse en un gabinete de transición, en los primeros meses de delmacismo.

Eruviel Ávila concluirá en septiembre su sexenio, a pesar de las muchas voces que pensaron y promovieron su defenestración a los dos años de su mandato. Hoy, Ávila ha perdido el empuje de su aspiración presidencial bajo dos circunstancias: el reñido triunfo de Alfredo del Mazo y la desaprobación de la clase gobernante mexiquense. Eruviel arrasó hace seis años en la elección de gobernador con más de tres millones de votos, favorecido por el efecto Peña. Hoy, Ávila es arrastrado en el lastre social por un negativo de-fecto Peña.

Lo que le resta a Eruviel es buscar la protección y prevalencia de su grupo político. En las semanas por delante, Alfredo del Mazo dará algunas pinceladas de su equipo de transición, y desde ahí se proyectará que tan dispuesto está a cogobernar con quien se interpuso en su camino hace seis años. Del Mazo, y su equipo más cercano, aún mantienen resistencias hacia Eruviel y los suyos, ya sea por una elección tan competida o por el terreno de lo perdido, sobre todo en el Valle de México.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios

Artículos similares

261

320