Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

108
Compartir

Toluca, Edomex. 12 de septiembre de 2018.- Morena ha comenzado a ejercer el poder político obtenido tras las elecciones de julio pasado. En principio, ya ha marcado la agenda pública, y las prioridades legislativas de su bancada. Les ha ganado a las demás fracciones los temas que serán sustanciales en el arranque de sus actividades. Y por obligación, el resto de los partidos seguirá la ruta parlamentaria que les ha marcado el morenaje. Ni en sus mejores sueños, Maurilio Hernández y los suyos imaginaron con tener el dominio del Poder Legislativo. Lo que viene será la negociación política con el Poder Ejecutivo entre las iniciativas que pretenda emprender el mandatario en turno; y las que la mayoría legislativa tenga en su propia ruta de navegación.

Otra parte fundamental, está vinculada con la repartición de las comisiones legislativas. Actualmente existen 35 comisione. Morena no puede permitirse presidir al menos la mitad de esas comisiones, que tienen consigo una toma de decisiones que incida en el ejercicio del poder público. En las filas morenistas, hay experredistas, expanistas y hasta expriístas que podrán asumir las comisiones sin mayores contratiempos.

En el PRI han comenzado a ejercer una presión que busca mantener el control de comisiones fundamentales. La mayor justificación, pone por delante la experiencia política de sus legisladores; aunque está claro que si el priísmo ha ejercido el poder político durante ochenta años en la vida pública del Estado de México, su clase gobernante será por consecuencia la de mayor trayectoria. Esa, por tanto, no puede ser una razón suficiente, para agandallarse en control político del Poder Legislativo. Más aún cuando de los 45 distritos electorales, la maquinaria priísta sólo ganó en uno. Por diputados de mayoría, el priísmo es la quinta fuerza electoral, debajo de Morena, PT, PES y PAN. Esa es la proporción de las comisiones que debiera presidir.

———————————

Hasta el momento, el programa insignia del gobierno delmacista es lel Salario Rosa , un esquema asistencial prometido desde campaña, que ha beneficiado a unas 100 mil mujeres en su primer año de administración; a pesar de que el entonces coordinador de activismo electoral, Erick Sevilla Montes de Oca repartió millones y millones de “cartones” del presunto beneficio entre las estructuras del partido y de apoyo en la campaña por la gubernatura. La inconformidad de quienes no resultaron beneficiadas, pudo ser parte del voto de castigo que repercutió en contra del priísmo y sus candidatos en la elección pasada. Eso marca el diagnóstico del partido y del gobierno estatal.

El programa ha superado la fase piloto. La repartición de la Tarjeta Rosa se realizó bajo la discrecionalidad del secretario de Desarrollo Social, Erick Sevilla, que simuló una inscripción al mismo, cuando ya tenía determinado su padrón de beneficiarios. A través de comités municipales, la Sedesem suplantó las funciones que venían desarrollando los gabinetes regionales, con resultados poco alentadores en cuanto a la base social proyectada. En paralelo, desde la Sedesem se ejecutan todos los demás programas asistenciales del gobierno estatal, concentrando un poder financiero y social sin precedentes. Sin embargo, es muy probable que en esa toma de decisiones se haga sin consentimiento del Poder Ejecutivo.

Por si fuera poco, la Sedesem ha reflexionado que la Tarjeta Rosa es simplemente inviable financieramente para el resto del sexenio delmacista. Tras la elección, los operadores de la Sedesem han comenzado a deslizar la posibilidad a las beneficiarias, de que para continuar gozando del beneficio de 2 mil 400 pesos bimestrales, deberán ejercer tareas de trabajo comunitario, similares a las que se realizan en los programas de empleo temporal que emprende la Secretaría del Trabajo. Con ello, al parecer se buscan dos propósitos: incrementar el padrón de beneficiarias a partir de los programas de la Secretaría del Trabajo; dejar de favorecer a muchas mujeres, que no tendrán posibilidad de emplearse temporalmente, y que ese beneficio sea destinado a un nuevo padrón, quizá ya establecido.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios