Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

496
Compartir
Foto Agencia MVT.

Toluca, Edomex. 11 de mayo de 2017.- La rampante corrupción que pretende ligar al Grupo Atlacomulco, mantiene vínculos indisolubles con el delmacismo, desde el sexenio del peñismo. De forma recurrente, ha proliferado la idea de que las componendas del poder político con el económico son clave para financiar negocios sectarios, riquezas personales y campañas electorales. En el horizonte, las corruptelas de OHL y Grupo Higa amenazan con manchar la candidatura de Alfredo del Mazo. En el río revuelto, todos buscarán arrebatar preferencias.

El artífice de la relación de OHL con Peña Nieto es el infaltable Gerardo Ruiz Esparza. Fue secretario general de gobierno de Alfredo del Mazo González. Resurgió tras la derrota electoral de su jefe Del Mazo en 1997 con Peña Nieto en 2005. Desde hace 12 años acompaña a Peña, primero como secretario de Comunicaciones en el Estado de México; actualmente secretario de Comunicaciones y Transportes del Gobierno de la República. Hoy Ruiz Esparza tiene incrustado a su hijo Gerardo Ruiz Dosal en la primera línea del proselitismo delmacista.

Peña Nieto y Ruiz Esparza. Indemnización en curso.El ascenso al poder económico de Juan Armando Hinojosa sería inexplicable sin el arropo de los Del Mazo desde hace tres décadas. A Ruiz Esparza se le acusa de haber favorecido intencionalmente las licitaciones a favor de Higa durante el peñismo. Es innegable que Juan Armando apoyó decididamente con la campaña peñista de 2012, y su inclinación a favor de Alfredo del Mazo en 2017. La convivencia entre los empresarios y los políticos conllevan a que las campañas electorales sean una especie de inversión, para quienes ahí gastan dinero.

Con OHL es menester indagar a Emilio Lozoya. Alto directivo de la filial española en México, Lozoya logró incrustarse en el primer círculo de Peña Nieto. En 2012, arribó al equipo de campaña del mexiquense, y posteriormente a la dirección general de Pemex. OHL enfrenta un amplio descrédito internacional, pero sobre todo severas acusaciones del pago de sobornos en América Latina. El peñismo bajo sospecha para favorecer al delmacismo.

——————

El avance de Delfina no es fortuito. Aunado al empuje que le dota López Obrador, también trabaja sobre estructuras ya existentes. Muchas de las estructuras territoriales que promueven el voto a favor de Morena, son militantes o simpatizantes perredistas que advierten escasa posibilidad de triunfo. Precipitadamente abandonaron el proyecto de Juan Zepeda, y hoy pugnan porque Gómez Álvarez se convierta en gobernadora. Es una misma lógica: elementos clientelares para con-vencer a sus potenciales votantes.

Esa es la razón por la que Juan Zepeda no declinará por Delfina. Lo que está en juego no es meramente la elección de gobernador, pues los puntos que ha ganado Morena se traduce en estructuras arrebatas al perredismo.  Ceder más espacios o declinar en el extremo, es conceder demasiados vacíos políticos que puede representar entregarlo todo, incluidas las elecciones locales del año entrante cuando se renueven 125 alcaldías y 45 diputaciones locales.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios