Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

112
Compartir

Toluca, Edomex. 07 de septiembre de 2018.- Uno más, otro feminicidio que lacera a la comunidad universitaria. Y la Fiscalía General de Justicia permanece omisa, indiferente, displicente y absorta. Deni Aurora Hernández Jiménez, estudiante de la Facultad de Humanidades fue a trabajar el fin de semana; y ya no regresó a su casa. Las explicaciones de las autoridades ministeriales parecen inverosímiles, y buscan dar un carpetazo a una impunidad consolidada en la violencia de género. La indignación de la comunidad universitaria salió a las calles, pero en esta ocasión parece insuficiente para frenar esa vulnerabilidad.

El rector Alfredo Barrera respaldó las manifestaciones de alumnos que exigen el esclarecimiento del crimen. Está por demás que las prontas hipótesis que plantean las instituciones ministeriales buscan minimizar y normalizar la violencia de género. Lo cierto es que los casos de violencia que padecen las jóvenes universitarias, por mucha notoriedad entre la opinión pública, no solucionan la situación vulnerable que les aqueja. Más preocupante, resulta pensar, aquellas víctimas que no tienen posibilidad de visibilizar su condición.

A propósito de la nueva Legislatura del Estado de México, y a pesar de que el nombramiento de Alejandro Gómez Sánchez -por un periodo de siete años que alcanza hasta el 2023- como Fiscal General de Justicia, se hace necesaria una evaluación de su gestión. De nada ha servido la alerta de género, cuando la violencia sigue cobrando vidas entre mujeres. Ahí viene la Glosa del primer informe de gobierno del mandatario en turno, y será oportuno que el gabinete otorgue un balance de lo mucho que falta por hacer.

El principal problema del Estado de México, reconocido por el propio Alfredo Del Mazo es la inseguridad que lástima a las familias mexiquenses. El desafío resulta estructural, pero poco se puede hacer con una estrategia que no funciona, y que tiene garantizada una prevalencia para los próximos cinco años. Los casos no se resuelven por medio de verdades jurídicas que chocan con la realidad, y dejan una impunidad rampante como parte de las verdades históricas. La comunidad universitaria exige respuestas inmediatas ante la criminalidad.

—————————

Maurilio Hernández es un hombre de buenas intenciones. Presidió la Cámara de Diputados del Estado de México hace 13 años, cuando corría el primer año de la gubernatura de Enrique Peña Nieto. Coincidió con el hoy presidente durante un año y cinco meses como legisladores. Logró trascender entre las tribus perredistas, y transitó a la fundación de Morena. El arrastre morenista le permitió ganar una diputación por mayoría, y dadas su ascendencia política, se convirtió en coordinador de la bancada de Morena; y por su mayoría, en presidente de la Jucopo, que podría detentar tres años sin resistencias.

El coordinador de Morena podrá tener un margen de maniobra suficiente para alcanzar 52 votos a favor o en contra de lo que se proponga su partido. Le han quitado el reflector los “juanitos” del arranque, pero Maurilio será quien tome las decisiones en el Poder Legislativo, con un contrapeso inédito frente al Poder Ejecutivo. Esa es la realidad a la que se enfrentará Maurilio y la bancada que lo acompaña.

 

Comentarios a [email protected]

 

Comentarios

comentarios