Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

261
Compartir

Toluca, Edomex. 05 de junio de 2018.- Los mayores retos de Andrés Manuel López Obrador en la recta final de las campañas electorales será defender una serie de candidaturas que parecen contraponer su posición anti corrupción. El fin de semana, el puntero de las encuestas presidenciales debió salir en defensa de Anthony Domínguez, diputado local priísta, a quien la militancia de Morena cuestiona su postulación como candidato a la alcaldía de Tejupilco. Más allá del desdén hacia los cuadros de Morena, el rechazo que genera Anthony es su cercanía con el priísmo, del que formó parte en la más reciente elección de gobernador, y particularmente con Cruz Roa y el grupo político de Eruviel.

En las semanas que restan de proselitismo, Andrés Manuel deberá recorrer municipios como Toluca, Metepec e Ixtapan de la Sal, donde las resistencias a las candidaturas locales son semejantes. En redes sociales persiste una oposición a la candidatura de Juan Rodolfo Sánchez Gómez a la alcaldía de Toluca. Sin duda, el exalcalde panista ha puesto en una situación altamente competitiva a Morena en la capital mexiquense, sin embargo, su grupo cercano ha desplazado a la militancia de Morena. Juan Rodolfo además representa a las élites políticas, económicas y hasta religiosas de mayor conservadurismo en el corazón del estado. López Obrador deberá redimirlo de las muestras de rechazo que concita al interior de su propio partido.

Esa misma sintonía podría encontrar Andrés Manuel si prefiere visitar Metepec, donde la candidatura de Gabriela Gamboa le permite hacer un guiño al círculo empresarial de la ciudad del barro, pero que genera grandes resistencias entre la militancia de Morena, que ha luchado desde la izquierda hace más de dos décadas, y que tampoco comparten la forma mercenaria de Óscar González Yáñez para hacer política. En Ixtapan de la Sal, lugar predilecto de descanso del presidente Peña Nieto, el Morena lopezobradorista le cedió la candidatura a alcalde a otro priísta: Cesáreo Domínguez. Y ahí, también el rechazo es evidente ante la inclusión de una clase política acomodaticia a la coyuntura electoral que tiene Morena a su favor.

Está claro que el efecto López Obrador será insuficiente para arrasar en las elecciones locales del estado. En muchos casos, la propia militancia de Morena hace vacío de las campañas electorales, y juega en contra de sus propios candidatos. La toma de decisiones de la cúpula morenista puso por delante el pragmatismo electoral, cuya apuesta parece beneficiar al partido en el poder afianzado por su voto duro. Por ahora, Andrés Manuel tendrá dos tareas en el Estado de México: revisar su estructura para la defensa del voto en más de 17 mil casillas, y convencer de que los candidatos expriístasa y expanistas son la mejor fórmula para vencer al PRI y al PAN.

————————————-

Alfredo Del Mazo tiene un desafío por delante en las últimas tres semanas de las campañas electorales. Ese periodo, resulta el más tenso dentro del proselitismo. Es cuando muchos partidos y candidatos lanzan a la calle a grupos de choque para robar o destruir propaganda de sus opositores. Todos los partidos recurren a estrategias para amedrentar las campañas electorales. Más allá de los resultados electorales, los partidos y los candidatos deben dar muestras de civilidad, pero es una práctica común la tensión de las campañas conforme avanza y se acerca la jornada electoral.

Resulta imprescindible que desde el Poder Ejecutivo se generen condiciones de paz social para que las elecciones transcurran con tranquilidad. Un escenario rijoso puede advertir un proceso postelectoral poco favorable para el gobernador en turno.

 

Comentarios a [email protected]

 

 

 

Comentarios

comentarios