Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

395
Compartir

Toluca, Edomex. 01 de diciembre de 2017.- Este viernes, los 125 alcaldes del Estado de México arrancarán sus respectivos informes de gobierno. Para el proceso electoral del año entrante, parece que los informes serán el banderazo oficial de los presidentes municipales: muchos de ellos aspirante en convertirse en diputados, otros más, en unos comicios inéditos irán por la reelección. En el PRI, alientan la aspiración de algunos, otros más deberán ceder sus espacios a la equidad de género.

Algunos ya han comenzado con su promoción personalizada en espectaculares, medios tradicionales, redes sociales. El culto a la personalidad como una estratagema electoral anticipada. Del 1 al 7 de diciembre, los presidentes municipales han dispuesto rendir cuentas. En formatos anquilosados, los eventos sólo dan muestra del músculo político. Hay escasos espacios de interpelación, y de una real rendición de cuentas con sus electores. La oposición en su mayoría son meras comparsas con beneficios presupuestales.

—————–

Los diputados locales ya aprobaron el presupuesto del año entrante. Por instrucciones superiores, los legisladores priístas no dieron informe de labores. Muchos de ellos ya preparan maletas para irse de vacaciones, y es probable que ya no regresen a su curul. La apuesta de los más avezados como Cruz Roa y Miguel Sámano buscarán reelegirse. Sin embargo, Del Mazo ya alista a su grupo político para arrebatar el control legislativo de la primera mitad de su mandato. Para el mes de enero ya habrá candidatos ungidos.

Otros más ya piensan en convertirse en alcaldes. Ahí, se debe apuntar necesariamente a las mujeres, para cumplir con la equidad de género. En la lista se debe contemplar a Carolina Guevara en Coacalco, Sue Ellen Bernal en Tecámac, Perla Monroy en Tlalnepantla y Lizeth Sandoval en San Antonio la Isla.  Y de paso, Del Mazo busca hacer una limpia del grupo eruvielista en el poder, muy en especial de quienes perdieron la elección de gobernador.

———————

Ayer Pepe Meade recibió el cobijo de los 32 dirigentes estatales del PRI, como un espaldarazo a su candidatura presidencial. En su alocución destacaron los mexiquenses: el exgobernador, Eruviel Ávila, quien fallida y lejanamente le compitió la candidatura al exsecretario de Hacienda; y Ernesto Nemer -quien trabajó con Meade en Sedesol-, que presumió de comandar el priísmo más amplio y comprometido del país. Eruviel terminó por levantarle la mano, y Nemer ofreciéndole el respaldo de Del Mazo y el Grupo Atlacomulco.

El precandidato presidencial sabe que su éxito electoral transita por Eruviel y Nemer, y que con los mexiquenses deberá cogobernar en caso de ganar en las elecciones del año entrante. Por mientras, el próximo domingo la clase gobernante del Estado de México mostrará el músculo en el registro oficial de Meade para ir en busca de su prevalencia en Los Pinos. Para los mexiquenses, la elección presidencial simboliza un referéndum al peñismo y se decaída aprobación popular.

 

 

Comentarios a [email protected]

 

Comentarios

comentarios