Inicio Opinión Gana o se puede ir

Gana o se puede ir

2254
Compartir

Por Juan Carlos Cartagena Abaurre

Para nadie es secreto que el diablo camina por la cuerda floja, cada paso puede ser crucial para llegar a la fiesta o caer en el abismo sin retorno y con su DT Hernán Cristante entra las patas. Morelia visita al diablo en un partido que define un invitado directo a la fiesta y otro que correrá el peligro de irse sin una rebanada de pastel. Todo esto en el marco del cierre de los festejos del centenario del grande incómodo.

Vuelve Rubens
Luego de la falsa nota sobre un castigo al argentino, Rubens se ha recuperado y podría ser tomado en cuenta por Hernán Cristante para el juego del domingo. Lo que parece una interrogante es si lo usará de inicio o desde el banquillo.
Muchos se preguntarán qué tan cierto fue el castigo, y la respuesta es muy fácil: En el momento crítico que atraviesa Toluca, no sería la mejor idea castigar a quien ofrece los mejores movimientos y genera volumen de juego. Sería ilógico pensar en una sanción, al menos de ese tipo.

Un diablo en el banquillo
Hay un exdiablo rojo con inteligencia y manejo de escenarios, que tiene experiencia y una idea futbolística que hoy se refleja en el campo: Me refiero a Eugenio Villazón, un elemento que con varios años de experiencia con el Profe Meza, hoy es pieza fundamental en el momento del Morelia, rival en turno.

El 11 inicial
Con lo visto el juego de Copa y tras las declaraciones de Cristante en las que habla de que los jugadores son los que ganan o pierden oportunidades, está claro que debe haber ajustes. Vega está expulsado, pero con el regreso de Barrientos y Rubens parece que el cuadro se ajusta. La única duda es si Sambu va de inicio o recambio.

El rival
Morelia tiene un parado algo similar al de Toluca, con la diferencia que dota de mayor soltura a su 10, el chileno Diego Valdez que juega adelante de los dos contenciones. Evidentemente en delantera su eficacia es mucho mejor con Rui Diaz que la que tiene Toluca con Uribe. Los Monarcas son un equipo equilibrado, línea por línea tienen elementos poco mediáticos pero destacados, es un cuadro que salvó la categoría el torneo pasado y mantuvo la base. Es esa continuidad la que hoy se ve reflejado con un futbol explosivo con Polo y Rui, la dupla peruana que tiene a Morelia en zona de clasificación.

La clave
La principal clave de Toluca está en el vestidor. Hernán, ya para este momento debió cerrar filas, pero el discurso antes del partido debe ser fundamental para que el equipo sepa lo que se juega ante Morelia. Es tiempo que Cristante hable fuerte, que le recuerde a los jugadores el líder que fue en la cancha y que durante los 90 minutos cambie su actitud pasiva y nerviosa, que contagia al equipo.
Ya en el campo, está comprobado que no es necesario tener más tiempo la pelota como condición para ganar un partido. Morelia es de los equipos que se sienten cómodos sin el balón porque aprovechan los espacios, y Toluca es lo opuesto, un equipo al que le hacen daños los terrenos largos. El futbol de Morelia tiene variantes, puede pasar por lo que hagan Polo y Lezcano por fuera, o lo que genere Valdez en el centro; eso sí, Rui Diaz es su pieza mágica para que el engranaje funcione.
La labor de los defensa de Toluca corre peligro. La clave será cuando Toluca tenga la pelota :
1.- Acabar las jugadas, es decir disparar a puerta, y no perder el balón antes de que eso suceda. Esto le permitirá recomponer en defensa sin dar espacios (mismos que se producen cuando tienes errores en la salida)
2.- No perder el balón por errores no forzados. Eso hace que el equipo esté siempre mal parado cuando lo atacan.

El dato
Toluca suma 6 triunfos en casa, es uno de los equipos con mejores resultados jugando como local.

Conclusión
Los días de Hernán Cristante parecen estar contados, debe ser difícil para el aficionado este duro momento. Entrar a liguilla no salva la temporada, pero sería menos decepcionante que no tenerla en el segundo torneo de tu centenario. El equipo necesita un cambio fuerte, en actitud, un golpe sobre la mesa que despierte a los jugadores que nunca entendieron dos conceptos: CENTENARIO Y GRANDEZA.
Cuando muchos creen que hay poco por rescatar, pienso que aún hay muchas cosas en este torneo, el orgullo es una de ellas, la dignidad es otra.
Después de la fiesta del Centenario, ya nos quedó claro que muchos jugadores no sienten a la institución, pero ahora están ahí en el equipo y les quedan pocos juegos para intentar hacer menor una deuda que será eterna, que siempre quedarán debiendo, al menos por cien años.
La afición también tiene un reto importante, apoyar aún cuando el equipo no ha correspondido a la fidelidad y entusiasmo.

Gracias por leerme y jugar conmigo.

Comentarios

comentarios