Inicio Política El PRI se juega su futuro en la elección de gobernador del...

El PRI se juega su futuro en la elección de gobernador del Edomex

25174
Compartir

Israel Dávila

Toluca Edomex. 1 de enero de 2017.- El Partido Revolucionario Institucional (PRI) se juega su futuro en la elección de gobernador del estado de México de junio de este año. Para el PRI resultan prioritarios los comicios mexiquenses, pues una derrota en esta entidad, –la de mayor peso electoral del país—significaría una hecatombe para la elección presidencial. En cambio una victoria, le significaría una inyección de ánimo para la contienda del 2018, en condiciones mucho más favorables.

La ventaja que tiene el PRI en el estado de México es que enfrente no existe una oposición sólida y capaz de ser competitiva de manera individual. Las dirigencias nacionales del PAN y PRD han reconocido que sólo unidos podrán derrotar al tricolor en las urnas. De otra manera, parece imposible.

Morena, en tanto, ha dicho que buscará obtener tres millones de votos en la elección de junio, –seis veces más que lo que alcanzaron el año pasado en la elección intermedia—para derrotar al PRI.  La encomienda luce más que complicada.

En el PRI ya es un hecho que contenderán aliados al Partido Verde y Nueva Alianza. Saben que los 200 mil votos que les puedan aportar estos partidos pueden ser determinantes para decidir la elección, más aún si el PAN y el PRD se logran poner de acuerdo para contender aliados.

Desde mediados del año que acaba de concluir, el priismo mexiquense comenzó a aceitar y a preparar la maquinaria para enfrentar los comicios de gobernador del 4 de junio.

Con la participación de casi medio millón de militantes renovaron las estructuras municipales y seccionales. Hace unas semanas comenzó la capacitación electoral para la movilización en los comicios.

En cada seccional, se fijaron tareas clave para la operación electoral. Se determinaron también representantes de casilla y representantes generales,  para ir armando el ejército tricolor.

En la cúpula se tiene amarrada la coalición con Partido Verde y Panal y esperan registrarla el 23 de enero ante el Instituto Electoral del Estado de México.

En los primeros días de enero, se emitirá la convocatoria al proceso interno de selección de candidato. La precampaña se realizará durante febrero y los primeros días de marzo, para que en la primera quincena de ese mes se pueda llevar a cabo la convención de delegados en la que se oficializará al candidato que se designe previamente en el registro de la alianza.

Aunque fueron más de diez personajes los que se han manejado como posibles precandidatos, la lucha parece centrarse en tres: Alfredo del Mazo, Ana Lilia Herrera y Carlos Iriarte.  En los últimos días, el ex dirigente y subsecretario de Sagarpa, Ricardo Aguilar se ha incrustado como un aspirante más. Han perdido fuerza y presencia el procurador federal del consumidor,  Ernesto Nemer; el secretario general de Gobierno, José Manzur y la secretaria general del partido Carolina Monroy Del Mazo.

Los tres que suenan con mayor insistencia llevan un récord perfecto en elecciones, pues nunca han perdido cuando contienden por un cargo de elección popular.

No obstante, aunque en pareciera que el PRI tiene todo para ganar la elección, aún falta ver qué impacto tendrá en la elección el descrédito y rechazo ciudadano al gobierno federal de Enrique Peña y el hartazgo de la gente a la creciente inseguridad que se vive en la entidad y que Eruviel Ávila no ha podido contener. Si estas condiciones se logran capitalizar por algún candidato opositor se encenderán las alarmas en el PRI, pero si se produce un fenómeno de desinterés y abstención, el tricolor no tendrá de qué preocuparse.

Comentarios

comentarios